Por Tina Díaz / Expansión

El auge de start up tecnológicas que nacen en Barcelona llama a la aparición de nuevos inversores. Lean Investment es un club de inversores privados que se ha creado con el objetivo de invertir entre 25.000 euros y 100.000 euros para tomar una participación minoritaria en empresas de base tecnológica, especialmente de software.

Uno de los rasgos diferenciales de esta firma es que sus inversiones se canalizarán mediante créditos convertibles en acciones (venture debt).

El vehículo ha sido impulsado por el abogado Jesús Osuna, socio director de RMB Asociados y de Growup; José María Chaqués, de Attittud Consulting y de Growup Services; el emprendedor Lluís Font, consejero delegado de Interbel y ex primer ejecutivo de Zyncro, y el empresario e inversor Pablo Martín, fundador y vicepresidente de la firma de capital riesgo Alantis Capital.

Los cuatro socios fundadores se reparten el accionariado de Lean Investment y escogerán los proyectos que les lleguen para analizar y, posteriormente, presentar ante el resto de inversores.

Más allá de la inversión

"El proyecto nació después de detectar que las plataformas de crowdfunding (micromecenazgo) no acaban de gustar porque los inversores invierten dinero pero no siguen a la empresa", argumenta Lluís Font.

En este sentido, Lean Investment quiere involucrarse en el día a día de la compañía y en su gestión con la entrada, de al menos un socio, en el consejo de administración de la start up en la que participa. El vehículo busca ir más allá dando apoyo a los emprendedores a través de la mentorización. "Estamos a medio camino entre el crowdfunding y las redes de business angels", afirma Font. Lean Investment apuesta por invertir a través de créditos convertibles en acciones, que según el empresario, "se acaban devolviendo". "De cien empresas que invirtamos, diez irán muy bien, cuarenta compañías cerrarán, y unas cincuenta start up más o menos sobrevivirán", añade.

En su primer año de vida Lean Investment se ha propuesto invertir entre ocho y diez start up, tanto del territorio español como internacionales.

"Son proyectos que están en una fase muy inicial", comenta Font, quien señala a "el equipo, la tecnología, el mercado y la viabilidad del negocio", como aspectos fundamentales en los que se fijarán a la hora de elegir las empresas en las que invertir.

La sociedad inversora, que ya está estudiando cuatro posibles start up, no prevé estar mucho tiempo en la participada. "Lo más probable es que desinvirtamos en la primera ronda de serie A, cuando la empresa vaya a buscar entre medio millón de euros y un millón de euros", calcula el directivo.

Inversores privados

Cualquier persona con recursos para invertir puede entrar en este club tras pagar una cuota de entrada. "Hay una lista de espera de 300 personas apuntadas", según el ejecutivo.

Los inversores abonarán una cuota anual determinada en función de la categoría y el nivel de implicación en Lean Investment. Si se trata de un inversor aficionado pagará 100 euros al año por formar parte del grupo y obtener una media del 10% de interés y las plusvalías en caso de desinversión. Si el inversor abona 300 euros, tendrá además acceso a cursos gratuitos; pero si además, quiere ser mentor y tener un paquete de acciones adicional, el inversor deberá pagar 900 euros al año.

El fondo presentará las posibles start up a invertir y los inversores escogerán en cuáles quieren entrar. El importe mínimo por cada inversión es de mil euros por empresa.

Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Destacadas

Axon moves into Cloud Technology

by Axon Partners Group

cloud technology

BiteRight cierra una ronda de 2.8 M€...

by Inveready Asset Management

La compañía MedTech recibe una ampliación de capital serie A de cas...

Diapositiva de Fotos