Santander y Blackstone han alcanzado un acuerdo por el que el fondo estadounidense, a través del servicer inmobiliarioAliseda, ha asumido la gestión de una cartera de activos de Popular de 5.000 millones de euros que Santander conserva en su balance. La cartera engloba inmuebles y créditos ligados al segmento minorista y se mantiene propiedad al 100% de Santander. Ha quedado al margen del traspaso de activos de Popular a Quasar, la sociedad conjunta que el banco y Blackstone lanzaron el pasado año.

Santander aportó a Quasar el grueso de la cartera dañada de Popular (30.000 millones de euros brutos vinculados fundamentalmente a promotores), así como el 100% del capital de Aliseda. Blackstone controla la gestión de Quasar y el 51% de las acciones y Santander, el 49% restante. El banco tiene valorada esta participación en su balance en 1.701 millones de euros.

“Los activos bajo gestión se han clasificado en dos grupos distintos según su propietario: la cartera Grupo Santander, propiedad de Popular [absorbido ya por Santander] y la Cartera Popular, propiedad de Project Quasar 2017”, indican las cuentas anuales de Aliseda. Dentro de la estructura del servicer se han configurado equipos específicos para gestionar los activos de Santander.

A junio, últimas cifras desglosadas disponibles, la entidad presidida por Ana Botín aún tenía una cartera de inmuebles adjudicados de 10.529 millones brutos. Están saneados con 5.156 millones en provisiones (48,9%), lo que sitúa su valor neto en 5.373 millones. En septiembre, no obstante, vendió a Cerberus una cartera de 1.500 millones en inmuebles. Adicionalmente, Santander suma créditos a promotores por 5.752 millones. Del total, 1.820 millones son saldos morosos, con una tasa de impagos del 32%.

Santander tiene actualmente acuerdos con tres servicer (Altamira, Aliseda y Casaktua). A estas tres compañías les abonó el pasado año casi 460 millones de euros en comisiones de gestión (ver información adjunta).

Por otra parte, Aliseda, tras pasar a estar bajo control de Blackstone y Santander, ha rescindido el crédito sindicado que suscribió en 2015. Entonces, los fondos Värde Partners y Kennedy Wilson tenían el 51% del capital de la gestora inmobiliaria y Popular, el 49% restante.

Tras la adquisición de Popular por Santander, la entidad presidida por Ana Botín recompró la participación del 51% que tenían Värde Partners y Kennedy Wilson, como paso previo al traspaso del 100% de Aliseda a Quasar.

“De acuerdo al contrato de financiación sindicado suscrito el 27 de noviembre de 2015, se ha formalizado la cancelación [del préstamo] tras el abono del principal y de los intereses pendientes, y de la penalización por cancelación por un importe global de 266,03 millones de euros”, indica el informe de Aliseda.

El banco con mayor participación en el crédito era el propio Popular (33,33%), con un saldo pendiente de 87,68 millones a cierre de 2017. Bankia, Santander, Sabadell y Bankinter, con pesos del 10%, mantenían saldos de en torno a 25 millones cada uno. ING (24,3 millones), Crédit Agricole (23,3 millones) y BBVA (17,5 millones) completaban el sindicato de bancos.

El tipo de interés del crédito, condicionado a la ratio de deuda y el resultado bruto de la compañía, era de euribor a seis meses más un diferencial de entre el 2,75% y el 3,50%.

Tras el cambio en el accionariado de Aliseda y en su cúpula, el servicer pagó el pasado año indemnizaciones por despido de 1,4 millones de euros. También abonó 5,64 millones por un plan de retribución que otorgaba a determinados directivos el derecho a recibir una remuneración en caso de cambio de control de la sociedad.

Por M. MARTÍNEZ / Expansión

Fuente: Banco Santander / Expansión

Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Destacadas

3i closes second European CLO, Harvest V...

by 3i Group

senior secured loans backing private equity buyouts

Inkemia pondrá en marcha un fondo de oc...

by InKemia IUCT group

La compañía quiere invertir en 24 empresas españolas en los próxim...

Diapositiva de Fotos