Tres de los mayores grupos de inversión del mundo, los norteamericanos KKR y Providence y el británico Cinven, ultiman una OPA sobre MásMóvil, la cuarta teleco española. El interés de KKR y Cinven ya se había manifestado en los últimos meses, como adelantó EXPANSIÓN el pasado 6 de abril en su edición impresa. Sin embargo, el desencadenamiento de la pandemia del Covid-19, hizo que todo el proceso quedase aparcado, entre otras cosas por el desplome de las cotizaciones bursátiles que hacían muy difícil alinear el precio al que se pudiera lanzar la OPA con el interés de los principales accionistas. MásMóvil llegó a cotizar a 12,2 euros por acción e incluso en algún intradía bajó de los 12 euros. Eso hacía que llegar a los niveles de precio cercanos a los 22 euros que los accionistas admitirían suponía pagar una prima enorme e imposible. Providence, es actualmente el segundo accionista del grupo, con un 9,15%.

Ahora, tras el fuerte repunte de la acción de MásMóvil en las últimas semanas que llevó al título a cerrar a 18,72 el pasado viernes, con una subida del 53,4% desde mínimos, se vuelven a dar las condiciones para ultimar una oferta, como informó El Confidencial ayer.

La oferta de estos tres inversores valoraría la empresa en un una horquilla entre 22 y 23 euros por acción, ligeramente superior a los 22 euros, según señalan fuentes conocedoras del proceso. Fuentes oficiales de MásMóvil han declinado realizar declaraciones.

Esa valoración, con los 131,7 millones de acciones de MásMóvil, supondría una cifra algo superior a los 2.900 millones de euros, -ahora mismo vale 2.466 millones- que unida a los 1.875 millones de euros de deuda neta a finales del primer trimestre, supone que la transacción alcanzaría un valor de empresa de alrededor de 4.800 millones de euros.

Aunque en estos momentos la decisión definitiva no está tomada, la oferta debería presentarse esta misma semana al haberse precipitado los acontecimientos. Se espera que MásMóvil publique un Hecho Relevante en la mañana de hoy lunes, para aclarar la situación. En cualquier caso, Providence tendrá un papel clave en el proceso, ya que dispondrá de al menos de un tercio del consorcio, que se repartiría a partes iguales entre los tres socios, e incluso podría disponer acabar liderándolo y asumiendo una participación aún mayor que KKR y Cinven, con lo que aumentará su participación actual del 9,15%, según explican las mismas fuentes, que también señalan que el grupo Blackstone es un candidato a entrar también en la operación y que se encuentra en negociaciones con el triunvirato que lidera el proceso para obtener una participación.

Esta oferta contaría previsiblemente con el apoyo del consejo y de los principales accionistas del grupo, que en algunos casos en elevado ligeramente sus participaciones en los últimos meses, entre los que destacan la familia Ybarra Careaga (13,28%); la propia Providence (9,15%), la familia malagueña Dominguez, propietaria de la textil Mayoral (8,06%); José Eulalio Poza, fundador de Ibercom, que se fusionó con MásMóvil en 2014,(5,38%); y el grupo BlackRock (5,69%): Además, recientemente se han producido movimientos en el accionariado como la entrada de Capital Research, que el pasado 7 de mayo afloró un 3,05%.

CVC

En la misma línea, fuentes del mercado señalan que el grupo de capital riesgo CVC también podría estar estudiando la posibilidad de armar una oferta competidora a la Providence, KKR y Cinven, una oferta que en este caso no tendría carácter de amistosa. Incluso se señala a Orange, el segundo operador de telecomunicaciones, que podría contemplar una oferta competidora para evitar el reforzamiento de su rival.

Las muestras de interés KKR y Cinven se habían producido en los últimos meses, siempre antes de la actual crisis, debido a su convencimiento de que MásMóvil se encontraba infravalorada por el mercado, especialmente desde la pronunciada caída que empezó a experimentar a partir de agosto del pasado año y que la llevó de los niveles de 20 ó 21 euros por acción hasta los 16 euros por título.

Los razonamientos de estos inversores se fundamentan en el potencial de crecimiento orgánico e inorgánico de la compañía, ya que es el grupo que más está creciendo en clientes de banda ancha fija y móvil desde hace tres años, cuando a principios de 2017 lanzó su oferta convergente sobre fibra óptica.

De hecho, como informó EXPANSIÓN el pasado 23 de mayo, MásMóvil se ha hecho con el 88% de los nuevos clientes de banda ancha fija, es decir, con 9 de cada 10 de los nuevos clientes de fibra y ADSL en los tres últimos años y medio, desde su desembarco en el sector convergente (fijo+móvil).

Además, la operadora ha venido consolidando bastantes grupos pequeños mediante adquisiciones, especialmente de operadores virtuales, aprovechando que por su menor tamaño relativo y cuota de mercado respecto a los tres grandes operadores, no tiene problemas regulatorios con la CNMC ni con Bruselas.

Autorización inminente

De hecho, es previsible que esta misma semana próxima logre la luz verde de la CNMC para adquirir la filial española de Lycamobile, un grupo móvil virtual de carácter étnico enfocado principalmente a los inmigrantes, que pactó adquirir por 372 millones de euros.

A esta situación se une ahora la posibilidad de que MásMóvil pueda beneficiarse más que otros rivales de la mayor sensibilidad al precio que, sin duda, se ha desatado en los próximos meses ante el crecimiento del paro y de empleados vinculados a ERTE empresariales. Eso va a hacer que todo el mercado bascule hacia el segmento de bajo coste y se produzca una guerra de precios, en la que MásMóvil , previsiblemente, va a sufrir menos que otros grupos, como los tres grandes (Movistar, Orange y Vodafone), que tienen grandes carteras de clientes premium.

Primer paso

Los observadores señalan que esta toma de control de MásMóvil por parte de gigantes financieros internacionales podría ser sólo el primer paso en el proceso de consolidación del mercado español, que se ha visto súbitamente despejado como en toda Europa desde que la semana pasada el Tribunal de la UE anulase la decisión de la Comisión Europea (CE) de vetar la compra de O2, la filial de Telefónica en Reino Unido, por parte de la hongkonesa Hutchison. La sentencia es una enmienda a la totalidad a la estricta doctrina comunitaria sobre fusiones en el sector teleco implantada por la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager. La sentencia supone un cambio de panorama radical porque a partir de ahora exige a la CE que demuestre fehacientemente los perjuicios de una fusión para la competencia en el sector, antes de vetar o de imponer duras condiciones, por lo que abre la puerta a una baile de fusiones en el atomizado sector europeo. En ese escenario más flexible y más proclive a autorizar fusiones intrapaís, la "nueva MásMóvil", ahora con el apoyo de los tres gigantes financieros anglosajones, ya dispondría de músculo financiero para intentar una integración con la filial española de Vodafone, que afloraría una enorme cantidad de multimillonarias sinergias industriales. La venta de la filial española de Vodafone ha sido un lugar común recurrente en los últimos años, sobre todo después de que la filial abandonase el fútbol y pagase la decisión con una travesía del desierto comercial y de ingresos y márgenes. Sin embargo, ahora, en los últimos trimestres, Vodafone ha ido mejorando sus prestaciones comerciales -la que lo está pasando peor ahora es Orange- lo que supondría un desincentivo a que la multinacional británica vendiese su filial.

Por Ignacio del Castillo / Expansión

Consulte el hecho relevante enviado a la CNMV

Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Destacadas

Axon moves into Cloud Technology

by Axon Partners Group

cloud technology

El fondo Clave Innohealth lidera una ron...

by CLAVE

Clave Capital ha liderado una ronda de inversión de 1,7M de euros en ...

Diapositiva de Fotos