Por Mamen Ponce de León / Expansión

A falta de recaudar la mitad de los recursos previstos para el segundo fondo de la entidad, Magnum Capital salta a la arena inversora y realiza la primera compra con su nuevo vehículo. Y da el paso apostando fuerte.

La gestora de capital riesgo de Ángel Corcóstegui, Enrique de Leyva y Joao Talone utilizará un apalancamiento mínimo para materializar la adquisición del fabricante de productos ortopédicos Orliman.

La operación está valorada en 80 millones de euros, según fuentes del sector, y de ese importe el 70% se corresponde con capital y sólo un 30% es deuda, indican las mismas fuentes. La ratio de pasivo de esta transacción se sitúa así por debajo de los cánones de financiación a los que recurren los fondos de capital riesgo para acometer sus compras -sobre todo si las condiciones del mercado favorecen la obtención de apoyos por parte de entidades financieras, como es el caso-, ya que este resorte puede actuar como una palanca de la rentabilidad.

En las inversiones del private equity español, la relación habitual entre recursos propios y deuda es del 50%-50%, proporción que se considera conservadora. Durante el boom de la industria en España previo a la crisis, ese equilibrio se rompió en favor de pasivos más arriesgados que rozaban el 70%, «incluso más a veces», recuerdan los expertos.

Y a la inversa, en el periodo más gris de las finanzas que sobrevino después, cuando la banca cerró el grifo del crédito a las compras del capital riesgo, se vieron adquisiciones con apalancamientos raquíticos.

Con la estrategia elegida para la compra de Orliman, Magnum consumirá un quinto de todos los compromisos captados hasta ahora por su segundo vehículo de inversión. La gestora aún está inmersa en las tareas de fundraising con este instrumento.

Alcanzó un primer cierre el pasado mes de abril, en 250 millones, y la aspiración última es levantar hasta 500 millones. Fuentes del mercado sostienen que la cantidad recabada hasta la fecha procede sobre todo de inversores internacionales ya familiarizados con la firma.

Pistoletazo de salida a la inversión

Orliman inaugura el portfolio del nuevo fondo. Magnum entra en la empresa valenciana con una posición de control absoluto después de que la firma de private equity estadounidense The Riverside Company y la familia Manserga -los fundadores- hayan dado traspaso a la totalidad de sus acciones.

Como signo de compromiso el equipo directivo, encabezado por el consejero delegado Enric Florensa, contará con una participación en el capital de la compañía, que se ha visto reforzada aunque sigue siendo muy minoritaria: de alrededor del 1%, indican desde el sector.

Magnum respalda a los actuales gestores, a los que garantiza la continuidad en sus cargos. «Nuestro objetivo es apoyar a este gran equipo en una nueva fase de crecimiento global a largo plazo», subraya Corcóstegui. Bajo la propiedad de Magnum, Orliman abre una nueva etapa en la que tratará de impulsar el negocio en el exterior, sobre todo potenciando la división francesa que adquirió recientemente.

«Estamos convencidos de que la entrada de un grupo inversor con la experiencia y los recursos de Magnum nos permitirá continuar con nuestro proceso de integración y expansión global, fortaleciendo nuestra empresa y nuestra marca», recalca Florensa. Orliman es el primer fabricante de aparatos y apoyos ortopédicos no invasivos en el mercado español y el tercero en Francia. En 2014, facturó 34 millones y cosechó un ebitda de 8,5 millones.

La entrada del fondo español de capital riesgo implicará cambios en el Consejo de Administración, al que se incorporarán por parte de Magnum Enrique de Leyva, Joao Coelho Borges y José Antonio Marco. Asimismo, Ángel Corcóstegui se convierte en el nuevo presidente.

Para The Riverside Company, la venta de Orliman representa la salida del país, ya que ésta era la única empresa con nacionalidad española en cartera. Eso sí, fuentes del sector apuntan que el destierro será sólo transitorio, porque el fondo con sede en Nueva York continúa analizando oportunidades en España para posibles inversiones. Además, otra de sus participadas, la portuguesa Crioestaminal adquirió en 2010 Celvitae Biomédica, con sede en Madrid.

En la operación de Orliman han intervenido como asesores Montalban, KPMG y Garrigues, por la parte de Riverside, y Marcos Lladó Bertrand, Herbert Smith Freehills, EY, PwC Strategy, Deloitte, Freshfields Bruckhaus Deringer y AON, dando soporte a Magnum.

Subscribe to Directory
Write an Article

Highlight

Axon moves into Cloud Technology

by Axon Partners Group

cloud technology axon

Redarbor, con el apoyo de Vitruvian Part...

by Professional Newco

Redarbor ha financiado la operación a través de una inversión del f...

Photos Stream