Para algunos la clave es la inminencia de las elecciones generales, para otros también pesa el alza de los precios y no faltan quienes ven motivos en la inestabilidad internacional. Sea por las razones que sea, nadie puede discutir que 2015 no está respondiendo a las expectativas de inversión que la industria del capital riesgo español había depositado en el año, con una relevante ausencia de grandes operaciones. Las ventas, por el contrario, parecían seguir otro camino. Y así era, hasta ahora.

En contraste con la ralentización de las compras -que ya dejaban patente los datos del sector a junio-, el traspaso de participadas iba como un tiro. Con el regreso al tablero de los compradores industriales y la ventana de la salida a Bolsa como aliados, en el primer semestre los fondos conseguían rebasar el volumen de desinversión respecto a igual periodo de 2014, año que desbordó los registros anteriores. Muchas gestoras estaban concentradas en drenar activos con vistas a coger impulso de cara a un nuevo ciclo inversor y eso disparaba las ventas hasta los 1.875 millones de euros (a precio de coste), un 6% interanual más, según la patronal, Ascri.

Pero igual que los vientos cambian de dirección repentinamente, las gestoras han levantado de pronto el pie del acelerador de los traspasos. Tanto que en el abrir y cerrar de ojos de un trimestre, y pese a haberse producido salidas importantes como la de Carlyle de Telecable o la de Investindustrial y Trilantic Partners de Euskaltel, el volumen de desinversión ha variado su tendencia contra todo pronóstico.

El importe de las ventas a septiembre cae un 21% en comparación con un año atrás, hasta los 2.994 millones, indican las estimaciones de Ascri. Es el efecto del desplome de la actividad vendedora en brevísimo intervalo. De hecho, si se observa solo la evolución de julio a septiembre, el resultado es contundente: el valor de las desinversiones ha descendido un 42% interanual (a 1.119 millones). Un retroceso que ha sido capaz de voltear el signo de la estadística en el acumulado de 2015.

Previsiones

¿Qué está pasando? La cautela con la que los fondos, sobre todo los internacionales, están encarando las adquisiciones este año sería uno de los factores a considerar, ya que a veces la vía de salida es un traspaso a otra entidad de capital riesgo. Aunque, si hay una deserción que está causando estragos, ésa es la de los compradores industriales que, haciendo gala de la misma prudencia, han invertido más de 1.000 millones menos en tomar empresas participadas por el private equity.

Las ventas tienen un techo previsible, impuesto por los activos maduros que aún ocupan el portfolio de los fondos y, según se avanza en la desinversión, el recorrido es menor. Pero, en este caso, el cambio de orientación de las desinversiones no puede explicarse del todo por este factor, porque en España el capital riesgo aún tiene margen para continuar rotando cartera.

Es más, los expertos de la industria del capital riesgo confían en que al cierre del ejercicio este revés quedará reducido a una anécdota propia de un trimestre -el que coincide con los meses de vacaciones- poco fiable, y que el volumen de ventas volverá a crecer, con opciones incluso de superar el registro de todo 2014 (récord histórico en 4.769 millones).

Probabilidades de que eso ocurra hay, defiende el responsable de una de las principales gestoras del país. «Solo con que se consiga cerrar antes de final de año la venta de Parques Reunidos, cuyo importe rondará los 2.000 millones, la fotografía del año pasará a ser bien diferente».

Por Mamen Ponce de León / Expansión

Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Destacadas

3i closes second European CLO, Harvest V...

by 3i Group

senior secured loans backing private equity buyouts

Caixa Capital Risc lidera la mayor opera...

by Caixa Capital Risc

Caixa Capital Risc ha liderado la ronda de financiación de 55,2 millo...

Diapositiva de Fotos