Por Carlos Pizá / elEconomista.es

El intenso resurgir del capital riesgo en España llega a todos los segmentos en los que opera. Cinven ha sido la última gran firma del sector en abrir oficina en Madrid la semana pasada, siguiendo la estela de otras como Blackstone. En venture capital, que aglutina la actividad de fondos que invierten en empresas en sus primeros pasos de desarrollo, el campanazo hasta ahora lo va a protagonizar Altamar.

Y lo hará junto a cuatro emprendedores de éxito en el mundo de las nuevas empresas tecnológicas: Marcel Rafart y Javier Rubió (creadores de la empresa de aplicaciones móviles Cluster y, posteriormente, fundadores del fondo de venture Nauta Capital en Barcelona), y Didac Lee y Roque Velasco (el primero, responsable hasta ahora de toda la estrategia digital del Barcelona FC, y fundador junto a Velasco la firma tecnológica Inspirit). Estos cuatro ejecutivos dejarán sus responsabilidades actuales para incorporarse en exclusiva el nuevo proyecto.

El veterano grupo de capital riesgo español presidido por Claudio Aguirre está en pleno periodo de captación para conformar un fondo de 150 millones de euros a través de Galdana Ventures, una empresa participada al 50% por Altamar y esos cuatro directivos. Sería, cuando se cierre este plazo de fundraising en el próximo año, o año y medio, el mayor de los que trabaja desde nuestro país orientado a nuevas empresas tecnológicas.

Al margen del ciclo

Hasta ahora, según los datos más recientes de la patronal del sector Ascri, ninguna empresa de venture orientada al sector tecnológico cuenta con un fondo de ese volumen ni en gestión ni en captación. Es justamente Nauta Capital la firma que más cerca se sitúa, con un fondo de 105 millones cerrado en marzo de 2011 y del que ya ha invertido alrededor de tres cuartas partes. Y con un nuevo fondo previsto para 2015 que prevé levantar entre 100 y 110 millones de capital, explican fuentes de esta firma.

Miguel Zurita, socio de Altamar, explica que las expectativas de Galdana Ventures son captar en torno a 100 millones en España, y el resto hasta 150 millones en Chile, Perú y Colombia. "Es una cantidad alcanzable porque, aparte de que hay mucha liquidez en el mercado, nuestro modelo es el de fondo de fondos y por ello invertimos indirectamente en cientos de compañías, no en 10 ó 15, y por ello se consigue más compromiso económico del inversor". El directivo, integrado en Altamar desde 2012 tras su paso por Mercapital, explica que los inversores a los que buscan son, por este orden, emprendedores de éxito en el mundo digital que confíen en el exitoso equipo gestor integrado en Galdana; patrimonios familiares agrupados en family offices; y, por último, inversores institucionales.

"El venture capital es un activo que no tiene que ver con el ciclo económico porque hace inversiones en empresas que están transformando industrias, como puede pasar con Uber entre otros muchos ejemplos. Por eso, la creación de valor se acelera", explica Zurita. "Antes surgía un Google al año, pero ahora pueden ser cinco", añade. El número de unicornios -palabra que en el argot del venture capital significa empresas que valen más de mil millones- se ha multiplicado.

Otro argumento clave para captar fondos es que las rentabilidades de este segmento del capital riesgo están mejorando claramente. "A diferencia del private equity, que busca no perder nunca dinero y obtener rentabilidades medias de entre 2,5 y 3 veces el capital invertido, en venture hay más volatilidad. Las pérdidas altas se compensan con ganancias igualmente las buenas inversiones. Y estas son cada vez mejores. Ya no se inyecta dinero en un grupo de tres personas con una buena idea".

Dinero inteligente

Galdana, como fondo de fondos, no comprará firmas directamente aunque sí reservará parte del capital para hacer coinversiones. "Competiremos para acceder a los mejores fondos en Europa, EEUU y Asia, y también pondremos en concurrencia a los propios fondos para que invirtamos en ellos", asegura Zurita. El concepto inversor general que 'vende' Galdana es el de dinero inteligente (smart money): "Hay mucho dinero en el mundo y hay que distinguirse". La vía principal es la de acercar a ese emprendedor de éxito que invierta en Galdana a las nuevas empresas a las que respalde el fondo, a esas cientos de nuevas firmas, de manera que pueda tener una perspectiva directa de cómo se está transformando el ecosistema tecnológico e industrial.

El plazo de inversión del nuevo fondo en los fondos orientados a tecnología será de al menos tres años antes de obtener retorno.

Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Destacadas

3i closes second European CLO, Harvest V...

by 3i Group

senior secured loans backing private equity buyouts

La restauración, sector de moda para lo...

by Albia Capital Partners

36.763 millones de euros, son las ventas que alcanzó en 2018 el secto...

Diapositiva de Fotos