Después de un periodo de conversaciones en exclusiva, el fondo español de private equity Proa Capital ha acordado la adquisición del grupo de energías renovables Neoelectra a la gestora estadounidense Sandton, dueña de la empresa catalana desde finales de 2014, según constatan fuentes próximas al proceso, que aseguran no obstante que aún deben resolverse algunos flecos para alcanzar el cierre definitivo de la operación.

La entidad que dirige Fernando Ortiz ha llegado a este punto después de imponerse en la puja orquestada hace meses por el banco de inversión Alantra, asesor del vendedor, a otros dos candidatos: la compañía energética Veolia y el fondo de infraestructuras Cube.

Proa Capital da, así, un paso de gigante para hacerse con el grupo de renovables casi cuatro años después de que se batiera con la propia Sandton por comprar el activo en la subasta organizada en el contexto del concurso de acreedores en el que se encontraba Neoelectra, tras el paso por el accionariado del fondo también estadounidense Archlight. Entonces, la oferta de Sandton -que superó a la Proa y a las de Springwater y el grupo extremeño Cristian Lay, que también participaron en el proceso de adjudicación- valoró el grupo de energías renovables en 24,5 millones de euros. Hoy, el traspaso acordado se basa en una valoración del 100% de la empresa en el entorno de los 140 millones de euros, señalan las fuentes.

Este importe representa un múltiplo de cinco veces el ebitda del grupo en 2017, que rondó los 27 millones de euros. El grueso de ese resultado bruto de explotación procede de la gestión de los activos de cogeneración, biomasa y recuperación de dióxido de carbono alimentario que realiza la empresa y que le permite aportar soluciones energéticas eficientes a la industria. Leche Pascual o la aceitera Migasa se encuentran entre sus clientes.

Con la salida de Sandton del accionariado, Neoelectra iniciará una nueva etapa. En los años como propietaria, la gestora experta en operaciones oportunistas (distress) y soluciones de deuda ha rescatado a la empresa y ha conseguido incrementar su atractivo en el mercado. Factor que incentivó a la firma estadounidense a lanzar la desinversión.

Proa realizará esta inversión con su segundo fondo, que lanzó en 2015 después de atraer 350 millones de euros. Con este potencial, la entidad ha construido hasta ahora una cartera con seis empresas. La previsible entrada de Neoelectra en el portfolio contribuirá a que Proa se acerque al límite de recursos a partir del cual plantearse salir nuevamente al mercado en busca de apoyos para un tercer fondo.

Por Mamen Ponce de León / Expansión

Subscribe to Directory
Write an Article

Highlight

3i closes second European CLO, Harvest V...

by 3i Group

3i Group plc (“3i” or “3i Group”), an international investor, ...

InnoCells invests 10 million dollars in ...

by InnoCells

InnoCells, the digital business hub of Banco Sabadell, has invested 10...

Photos Stream