Vuelta de tuerca en el proceso de venta de Cortefiel. CVC Captial Partners, accionista de la compañía textil, ha presentado una oferta para recomprar las participaciones de PAI Partners y de Permira, que tienen el 33% del capital cada uno de ellos. Una propuesta basada en la confianza del fondo de capital riesgo en la mejora de los números de la empresa ‘retail’ y que compite con la otra que ha quedado finalista en nombre de Carlyle. En cualquier caso, ambos valoran el grupo en poco más de un euro más la deuda, que asciende a 1.100 millones.

Así lo han confirmado varias fuentes próximas a la operación liderada por Goldman Sachs, contratado precisamente por CVC, PAI Partners y Permira para encontrar un comprador por el 100% de las acciones de Cortefiel, como adelantó El Confidencial el pasado 1 de marzo. Pero las ofertas que ha recibido el banco estadounidense han sido decepcionantes, ya que varios de los candidatos que pidieron el cuaderno de venta propusieron quedarse con la empresa textil sin pagar ni un euro en metálico.

En concreto, exigieron una quita sobre la deuda actual de Cortefiel, que arrastra 900 millones de un crédito sindicado que CVC, PAI Partners y Permira pidieron en 2005 para comprar el grupo de distribución a la familia Hinojosa. A este crédito, que en 12 años de inversión no ha podido ser amortizado, con incumplimientos constantes de los compromisos financieros, hay que sumar dos líneas de ‘revolving’ por unos 200 millones, por lo que la deuda total asciende a 1.100 millones. Un pasivo que ha provocado que algunos de los compradores consideraran que la compañía valía menos que su deuda. Entre ellos, los fondos de 'private equity' Advent, Pamplona Capital, Apax y una firma internacional del sector, que se han caído del proceso competitivo.

Por el contrario, Carlyle continúa interesada en hacerse con Cortefiel, por lo que su oferta supera ligeramente el euro más el importe de la deuda. Es la oferta que prefiere Permira, al que le cuesta digerir que sus compañeros de viaje —PAI también está sopesando participar en la recompra junto a CVC— se conviertan ahora en competidores y puedan vender la compañía dentro de dos o tres años con unas plusvalías que el fondo británico se perdería.

Tras años de pérdidas, recortes de plantilla, cierres de tiendas, relevo en la presidencia y en la alta dirección, y cambios constantes del enfoque comercial, Cortefiel parece haber dado con la fórmula para volver a la rentabilidad. De la mano de Jaume Miquel, el consejero delegado nombrado en 2016 para reemplazar a Berta Escudero —que apenas estuvo un año—, las estimaciones de beneficio operativo para el conjunto del año fiscal apuntan a un ebtida de 140 millones de euros, con un crecimiento de dos dígitos respecto al ejercicio anterior. En concreto, una mejoría del 22% frente a los 114,7 millones de 2016.

Las urgencias de Permira

El problema de Permira es que el fondo a través del cual invirtió en Cortefiel ya ha expirado y debe devolver los fondos a sus accionistas. De hecho, ya pidió una prórroga de un año para poder vender la empresa textil y reembolsar la liquidez a sus ‘limited partners’, por lo que no tiene más remedio que salir ya del capital del grupo español de distribución. Aunque la operación no será de las que los gestores exhiban en su palmarés, ninguno de los tres fondos de capital riesgo perderá dinero porque ya se repagaron un dividendo de más de 100 millones al poco de comprarla, en los tiempos de bonanza, con lo que el ‘equity’ desembolsado ya está recuperado.

La decisión se tomará en los próximos días una vez se perfilen las dos propuestas, si bien CVC cuenta con la ventaja de que se conoce al dedillo la situación de las cuentas y su potencial de crecimiento tras años de dura crisis y pérdidas de más de 500 millones. La operación también está pendiente de la autorización de Santander, CaixaBank, Sabadell, Société Générale y varios 'hedge funds', los principales acreedores de la compañía, poco proclives a aceptar ningún tipo de quita.

A 28 de febrero, fecha de cierre del ejercicio fiscal, Cortefiel sumaba 1.971 puntos de venta, 70 más que un año antes, con 1.192 tiendas propias, 96 'corners' y 684 franquicias. Este año prevén 100 aperturas nuevas. El grupo registró el pasado año unas ventas de 1.130 millones de euros.

Por Agustín Marco / El Confidencial

Subscribe to Directory
Write an Article

Highlight

3i closes second European CLO, Harvest V...

by 3i Group

3i Group plc (“3i” or “3i Group”), an international investor, ...

Clave Mayor y Fernando Fernández Garcé...

by Clave Mayor

La sociedad de capital riesgo Clave Mayor Corp. Industrial SCR Pyme SA...

Photos Stream