Capital Cell, la plataforma de crowdfunding especializada en financiar nuevas empresas en el sector de las ciencias de la vida, tenía previsto para este 2018 una posible salida a cotizar a un mercado bursátil (según explican, estaba dudando entre el MAB o el AIM de Londres), pero ha cambiado de planes: “Hace seis meses que estamos estudiando la tecnología blockchain y hemos visto claro que nuestros objetivos los conseguiremos mejor con una ICO (initial coin offering)”, explica Daniel Oliver, fundador y consejero delegado de Capital Cell.

Capital Cell fue creada en el 2015 y opera de forma regulada desde Barcelona y Londres. En el 2017 facilitó ocho campañas de financiación con las que se consiguieron 3,49 millones de euros. Este 2018, llevan cuatro operaciones con 2,43 millones, explica Oliver. Entre las empresas que han acudido a la plataforma para financiarse están Cebiotex, iProteos, Bionure, MJN Neuroserveis o Vytrus Biotech.

Capital Cell España es una filial 100% de Capital Cell UK, que a su vez es propiedad de Daniel Oliver (23,5%) y Mireia Florensa (19%), los inversores Jordi Riulas y Joan Marcos (5,75% cada uno); ocho business angels británicos tienen un 17% (entre ellos, Ian Tomlinson, ex Glaxo-SmithKline) y varios pequeños inversores españoles y el sindicato de inversores de crowdfunding CC Invest, liderado por Xavier Castells (Inkemia), cuentan con un 21%.

Con el objetivo de preparar la operación en criptodivisas y para reforzar el negocio en el Reino Unido, Capital Cell pone en marcha esta semana una nueva ronda de inversión con la que espera captar este mes de mayo entre 700.000 y 1.100.000 euros, explica Oliver; la compañía se ha valorado en 5,5 millones. Entre Castells y el European Investment Fund, ya tienen 400.000 euros asegurados.

“En España estamos a punto de registrar beneficios, pero en el Reino Unido queremos crecer más rápido y poner todo el grupo en positivo”, añade. La compañía quiere organizar la preventa de la ICO, si es posible, antes del verano. “Queremos conseguir un mínimo de cinco millones de euros y un máximo de 20 millones, y la mitad se destinará a una reserva de liquidez”, dice Oliver. Están estudiando el mejor país donde realizarla. “Podría ser Estonia, aunque otros países se están posicionando positivamente en criptodivisas, como Francia”. La nueva criptodivisa será de utility (no security, que son las equivalentes a acciones del capital). Apuntan que la nueva criptodivisa, denominada cell, permitirá acceder a un rango más amplio de inversores y de mercados más lejanos. “Es un sistema más global, más simple y más potente”, asegura Daniel Oliver. “El blockchain no sustituirá al mundo del capital de un día para otro, pero si de entrada ya nos permite ahorrarnos algo de burocracia y papeleo en las operaciones, ya valdrá la pena”.

Por Mar Galtés / La Vanguardia

Subscribe to Directory
Write an Article

Highlight

3i closes second European CLO, Harvest V...

by 3i Group

3i Group plc (“3i” or “3i Group”), an international investor, ...

Clave Mayor y Fernando Fernández Garcé...

by Clave Mayor

La sociedad de capital riesgo Clave Mayor Corp. Industrial SCR Pyme SA...

Photos Stream