Bankia sigue saneando su balance y acelerando la venta de sus activos no estratégicos. El viernes anunció la venta de una cartera de créditos vinculados al sector inmobiliario a Chenavari Investment Manager y a Oaktree Capital Management por importe de 1.206 millones, de los que la mayoría, 986,8 millones, tienen garantía real y son principalmente hipotecas.

Tal y como adelantó EXPANSIÓN el pasado 6 de julio, el grupo ultimaba la venta de esta cartera a estos dos fondos, un proceso enmarcado dentro de lo que se conoce como Proyecto Wind y asesorado por KPMG y Baker&McKenzie. Abarcaba créditos por valor de 1.312 millones y estaba compuesta por tres subcarteras: Mast, 4.300 hipotecas morosas valoradas en 918 millones; Board, 181 millones en créditos a pymes con colateral inmobiliario; y Fin, 213 millones de euros en préstamos a pymes impagados.

Finalmente, se habría fijado ese importe de 1.206 millones. Fuentes consultadas en junio apuntaban que el precio de venta se había situado por debajo del 20%, lo que la situaría con el descuento en torno a 250 millones. “La operación permite reducir en 876,5 millones de euros el saldo de créditos dudosos de Bankia y en menos de dos millones el de BFA”, señaló la entidad nacionalizada ayer en un comunicado.

La parte de la cartera que más interés ha generado entre los inversores es la hipotecaria. Muchos de los fondos presentes en España están buscando vías para hacerse con activos inmobiliarios con los que rentabilizar las plataformas adquiridas durante 2013 y 2014, como Altamira, Aliseda, Servihabitat y Bankia Habitat, entre otras.

Los fondos llevan a cabo dos tipos de estrategias con estas carteras: ofrecer una dación en pago y quedarse con el piso para venderlo más adelante; o reestructurar la deuda para conseguir que el hipotecado vuelva a pagar. Al comprar las carteras con elevados descuentos, los inversores extranjeros pueden llevar a cabo esta estrategia sin sufrir pérdidas. Esto es lo que está ocurriendo con Blackstone y la cartera de 6.400 millones que compró el año pasado a Catalunya Banc.

De las casi 4.300 hipotecas incluidas en el Proyecto Wind, un 87% son de clientes particulares y un 13% de pymes.

Balance

El Proyecto Wind es la tercera cartera que vende Bankia en 2015: ya traspasó casi 400 millones en créditos a hoteles –Proyecto Castle– a Davidson Kempner Capital y Bank of America; y 40 grandes créditos a inmobiliarias, valorados en 500 millones –Proyecto Commander– al fondo Sankaty. Además, tiene en marcha la mayor desinversión inmobiliaria, el Proyecto Big Bang.

En los seis primeros meses del año Bankia ha reducido el volumen de activos dudosos en 1.239 millones y acumula una bajada de este saldo de más de 4.700 millones desde el cierre de 2013. Ahora se suman estos 876,5 millones más.

Bankia sigue avanzando de esta manera en el cumplimiento de su Plan Estratégico 2012-2015, que presentó seis meses después de la nacionalización del banco en 2012 y al que le quedan pocos meses de vida . El proyecto contemplaba que la entidad controlada por el Frob enajenara activos no estratégicos, para centrarse en la actividad bancaria típica, por valor de 50.000 millones al cierre de este año.

La buena marcha de los mercados y la gestión activa de la cartera han permitido cumplir ya este objetivo antes de tiempo y ampliar su volumen, superando la cota de los 60.000 millones de euros en desinversiones, con un total de 63.620 millones.

Fuente: Expansión

http://www.expansion.es
Subscribe to Directory
Write an Article

Highlight

3i closes second European CLO, Harvest V...

by 3i Group

3i Group plc (“3i” or “3i Group”), an international investor, ...

Inkemia pondrá en marcha un fondo de oc...

by InKemia IUCT group

La compañía quiere invertir en 24 empresas españolas en los próxim...

Photos Stream