Por Mamen Ponce de León / Alicia Crespo - Expansión

La hoja de ruta trazada después de la intervención de la entidad obligaba a desinvertir en los activos no estratégicos en un intervalo de cuatro años, pero el objetivo del banco capitaneado por José Ignacio Goirigolzarri es no apurar los plazos. Ya ha dado varios pasos en esa dirección y pronto podría avanzar un poco más en su propósito, porque está a punto de concretar la venta de una cartera de participadas no cotizadas.

Tras meses de negociación con diferentes postores –nacionales y extranjeros–, las conversaciones para la consecución del traspaso al fondo de capital riesgo español Qualitas se encontrarían en una fase muy avanzada, según explican fuentes del mercado, que aseguran además que si nada ocurre el cierre de la operación podría producirse en las próximas semanas. No se descarta, sin embargo, que la adquisición pueda articularse a través de un vehículo de inversión relacionado con la gestora.

El paquete en venta abarca una treintena de empresas de todo tipo y condición, relativas a diversos sectores de actividad y en las que Bankia tiene una presencia heterogénea, es decir, participaciones tanto mayoritarias como otras menores. Dentro de ese portfolio distribuido en tres bloques están, entre otros, el porcentaje que la entidad financiera conserva en la productora audiovisual Filmax o el que soporta en el grupo de inversión Madrigal. Bankia habría valorado la cartera en alrededor de 50 millones de euros.

El traspaso de este paquete da continuidad a las tareas de desinversión en compañías no cotizadas que Bankia arrancó el año pasado. En diciembre de 2013, la entidad comunicaba a la CNMV que había alcanzado un acuerdo con un inversor europeo especializado en middle market, para la venta de las participaciones con las que contaba el banco en un portfolio de 28 entidades de capital riesgo, después de un proceso competitivo iniciado en julio y que había sido asesorado por N+1. La operación tuvo «un impacto en capital para la entidad de aproximadamente 9,2 millones de euros», según precisó meses después en un hecho relevante la propia Bankia, que también especificó que la transacción se inscribía dentro del Plan Estratégico 2012-2015 del grupo.

El capital riesgo se acerca con pies de plomo

Bankia no es la única entidad financiera inmersa en este movimiento. Otros bancos resultantes de la fusión de cajas de ahorros están intentando replicar ese modelo de transacción, donde se agrupan las participaciones no estratégicas en diversas empresas para darles salida en bloque.

El capital riesgo, por su parte, empieza a interesarse por estas inversiones con mucha cautela. Son vistas como operaciones muy novedosas, en las que los fondos convencionales no disponen de experiencia suficiente y donde conseguir maximizar la rentabilidad no parece tarea fácil, dada la miscelánea de compañías que componen el paquete y, sobre todo, por la abundante presencia de participaciones minoritarias que no conceden el control sobre los designios de la empresa. En la mayoría de los casos, las gestoras analizan la compra contando con el acompañamiento de agentes especializados en sacar rédito a estos activos.

Subscribe to Directory
Write an Article

Highlight

3i closes second European CLO, Harvest V...

by 3i Group

3i Group plc (“3i” or “3i Group”), an international investor, ...

Grupo Eurotex Consolidates its Presence ...

by COFIDES

To this end, COFIDES will provide a joint investment loan of 200,000 e...

Photos Stream