Por Anna Cabanillas / La Vanguardia

Se estima que las plantas de tratamiento de residuos dejan de ganar alrededor de 2 millones de euros anuales al no poder recuperar materiales de alto valor como los plásticos PET; sobre todo presentes en envases de bebidas como el agua. Bajo esta premisa, un grupo de emprendedores barceloneses, liderados por el ingeniero Eugenio Garnica lanzaron a mediados de 2012 la start-up Sadako Technologies, creadora de Wall B, un robot que mediante visión artificial y un brazo articulado detecta y recupera las decenas de plásticos PET entre el resto de residuos, que diariamente se pierden en las cintas de las plantas de tratamiento.

Wall B -creado tras un año de desarrollo y la inversión de un total de 750.000 euros (150.000 aportados por los 3 socios fundadores, 400.000 de préstamos públicos y 200.000 de capital riesgo)- funciona desde hace casi un año en la planta de tratamiento de residuos del Maresme, mientras que otra unidad está a punto de ser instalada en otra planta catalana. Para el 2016, la start-up prevé llevar el robot a un total de 16 plantas de tratamiento de residuos de distintos puntos del estado. "El mercado es muy extenso, si tenemos en cuenta que solo en España existen más de 300 plantas de tratamiento de residuos con esta misma problemática; pues existen otras tecnologías para la separación de residuos pero ninguna basada en visión artificial tan precisa y rápida como Wall-B", añade Garnica.

El modelo de negocio de la start-up consiste en el pago de un precio simbólico por la instalación y mantenimiento de Wall B en la planta de tratamiento (de unos 85.000 euros) y posteriormente en compartir los beneficios que éste les permita obtener mediante la recuperación de los residuos PET. Así, Sadako prevé superar durante el 2016, cuando esté funcionando en 16 plantas, los 1,4 millones de euros.

Para poder abordar el plan de comercialización, Sadako Technologies está a punto de lanzar una ronda de inversión por valor de 700.000 euros, con un primer tramo de 200.000 abierto a inversores privados en la plataforma de crowdfunding CrowdCube, y un segundo tramo de 500.000 dirigido a Venture Capital. "Con esta inversión perfeccionaremos el rendimiento técnico del equipo y realizaremos el despliegue comercial en formato de explotación compartida, hasta tener 18 robots en uso a finales de 2016", sostiene Belén Garnica, hermana gemela de Eugenio y cofundadora de la start-up.

Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Destacadas

3i closes second European CLO, Harvest V...

by 3i Group

senior secured loans backing private equity buyouts

La restauración, sector de moda para lo...

by Albia Capital Partners

36.763 millones de euros, son las ventas que alcanzó en 2018 el secto...

Diapositiva de Fotos