El grupo de gestión de activos Trea Asset Management, controlado por el financiero Carlos Tusquets, y la gestora de fondos de capital riesgo Black Toro Capital (BTC), que dirige Ramón Betolaza, seguirán cada uno su propio camino.

“Los negocios no son los mismos, no se parecen en nada y, como los accionistas también difieren, hemos pensado que es mejor crear una nueva estructura en la que no haya ninguna duda de que esto es así”, explicó este martes Tusquets. Por su parte, Betolaza dijo que tanto él como su socio seguirán en el capital de ambas gestoras, pero admitió que “cada vez tiene más sentido separar la gestión, algo que ya habíamos pensado hace tiempo”.

Trea gestiona activos de terceros por valor de casi 5.000 millones de euros, sobre todo en fondos de inversión y también fondos de deuda a través de Trea Direct Lending. Junto con esta actividad, que nació en el 2006 cuando Tusquets vendió Fibanc a Mediolanum y logró el acuerdo de gestión para sus fondos en España, está desde hace cinco años la desarrollada por Black Toro, que lanzó su primer fondo en el 2014.

La gestora, nacida justo al final de la crisis, está especializada en entrar en compañías con fuertes necesidades de capital y de financiación, a menudo en crisis. Su primera inversión, en noviembre del 2014, fue la compra de la unidad productiva de Antibióticos de León (ADL), que había suspendido pagos.

Otras de sus participadas son Farggi, Torrot Gas Gas, Airtificial (antes Carbures), Irestal (Aceros Boixareu), Igen Biotech y ElCarmen, a las que hay que sumar tres empresas que han presentado concurso de acreedores este año: Amichi, Marypaz y Bultaco.

Pese a estos casos, en Black Toro confían en que la cartera proporcione una buena rentabilidad a los inversores. En especial, en ADL, cuyos beneficios se han disparado en el último trimestre. Y también en otras, como la biotecnológica Igen, que tiene un compuesto que está en fase dos de ensayos clínicos sobre mejora de calidad de vida para enfermos de cáncer. BTC ha invertido la totalidad de sus dos fondos –40 millones, el primero, y 250 millones, el segundo–, pero aún no ha acometido ninguna desinversión.

Varias de las empresas de la cartera están en sectores de fuerte crecimiento. Por ejemplo, en el de la movilidad, donde cuenta con Muving. Esta empresa acaba de absorber la flota de Ioscoot, una firma que opera en Madrid y que cuenta con una flota de 400 motos eléctricas. A cambio, la familia Cosmen se convierte en socio minoritario de Muving.

Por Lalo Agustina / La Vanguardia

Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Destacadas

3i closes second European CLO, Harvest V...

by 3i Group

senior secured loans backing private equity buyouts

Suma Capital ultima un nuevo fondo para ...

by Suma Capital

Para su segundo vehículo, Suma ha contado con el apoyo del Fondo Euro...

Diapositiva de Fotos