Por Tina Díaz / Expansión

Social Point se ha decidido a disputar en la liga asiática. La empresa de juegos sociales online de acción, estrategia y combate ha constituido una filial en Japón, con sede en Tokio, para llegar desde allí a los mercados de Asia. La matriz catalana destinará 1,2 millones de euros a la apertura de la que será su primera oficina en el extranjero.

La tecnológica lleva un año haciendo pruebas en el mercado japonés, pero “la entrada ha sido más lenta de lo previsto porque hemos tenido que adaptar los juegos a la cultura asiática”, comentan desde la empresa.

La compañía ha entrado en Asia sin su producto estrella, Dragon City, ni con el segundo, Monster Legends, a los que dedica 2,2 millones de euros al mes en concepto de márketing. La apuesta se ha concretado en juegos del mismo estilo, pero diferentes, cuya creación conlleva unos siete meses, explican desde la tecnológica fundada en 2008 por Andrés Bou y Horacio Martos.

Más ingresos

Social Point cerró el pasado ejercicio con un volumen de negocio de 91,5 millones de euros y un ebitda de 18,3 millones, frente a los ingresos de 54,9 millones y el ebitda de 10,9 millones registrados en 2013. Las previsiones para este año apuntan a una facturación de 127 millones de euros, lo que supondría un alza del 39%. La firma es rentable desde finales de 2012.

Japón es la puerta de entrada al mercado asiático, ya que a largo plazo Social Point se plantearía llegar a China y a Corea del Sur. “Antes de abrir un mercado hay que probar el juego durante cuatro meses”, comentan fuentes de la compañía.

La empresa factura 27.478 euros mensuales en Japón frente a los 8,2 millones de euros que ingresa en el resto de mercados.

Estados Unidos es el principal mercado de Social Point, con el 40% de los ingresos; le siguen Europa, con el 30%, países emergentes –como Brasil, Australia y Canadá–, con el 26%, y Asia, con el 4%.

El modelo de negocio es freemium: la descarga del juego es gratuita para el usuario, que paga entre 1,80 euros hasta 91 euros por bienes virtuales. “Solo el 2% de los usuarios de Social Point pagan por jugar”, aseguran en la empresa. La compañía, que acumula 150 millones de descargas desde su nacimiento, tiene cinco millones de usuarios diarios y 30 millones al mes.

Los juegos de Social Point están disponibles en Facebook y en las tiendas de Amazon, iOS y Android. “El 30% de lo que facturamos se lo llevan estas plataformas en concepto de comisión”, dicen. La firma ha experimentado el auge de los smartphones: “El 85% de los usuarios vienen por mobile y el 5% por Facebook, cuando antes era al revés”, señalan.

Social Point proyecta venderse a una gran compañía asiática o norteamericana del sector en uno o tres años, según las mismas fuentes. Su valoración oscila entre 91 millones y 137 millones de euros. Entre sus competidores están King, Zynga y Wooga.

La compañía, a la que no le faltan pretendientes, se ha profesionalizado de cara a una posible venta. Ha estructurado un equipo directivo de 13 personas y otro grupo operativo de 25 personas.

Perfil del usuario

Acostumbrado a un perfil de usuario masculino de entre 16 y 35 años, Social Point quiere captar nuevo público. Tiene cuatro juegos en fase de pruebas y prepara el lanzamiento de otros sobre gestión y management en sectores como restauración y cocina.

La tecnológica tiene su sede en el distrito 22@, donde trabajan 235 profesionales en unas oficinas de 2.400 metros cuadrados repartidos en cuatro plantas de Torre Llacuna. De ellos, ocho son del equipo que está trabajando para Japón hasta que se abra la nueva oficina. Ahora, la firma ganará espacio con tres plantas más en el edificio, que equivalen a 2.800 metros cuadrados.

La venta parcial de la compañía

Social Point protagonizó una de las operaciones más comentadas del pasado verano. La compañía dio entrada en su accionariado al fondo estadounidense Highland Capital por un importe de 30 millones de dólares (27 millones de euros). La transacción no consistió en una simple inversión, ya que también hubo compraventa de acciones. El equipo fundador y la firma de capital riesgo Nauta Capital, que invirtió en 2011 en la primera ronda, vendieron cada uno el 10% de Social Point . Tras la operación, los emprendedores tienen ahora el 30% del capital, y Nauta, el 20%; Highland, el fondo francés Idinvest y el israelita Greylock controlan entre el 16% y el 18% de la compañía, y BBVA, el 2%.

Fuente: Expansión

http://www.expansion.com
Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Destacadas

3i closes second European CLO, Harvest V...

by 3i Group

senior secured loans backing private equity buyouts

Crowdbelievers: así son los nuevos ahor...

by Inveslar, The Urban Investors

Los datos apuntan hacia un nuevo ahorrador que vive en grandes ciudade...

Diapositiva de Fotos