Por Rosa Salvador / La Vanguardia

Los fondos estadounidenses están apostando fuerte por la recuperación del mercado inmobiliario español, pero por una vía colateral: la compra de créditos inmobiliarios que no están al corriente de pago de los que se desprenden las entidades financieras en proceso de saneamiento y la Sareb.

Según un estudio elaborado por la consultora Cushman & Wakefield, el año pasado se vendieron a este tipo de fondos créditos con garantía hipotecaria por un valor nominal de 16.284 millones de euros, lo que multiplicó por cuatro las transacciones que se habían realizado un año antes. “Los créditos se venden con descuentos que oscilan entre el 80%, para los créditos impagados en los que el activo ya vale menos que el capital pendiente, y el 10% en el caso de los créditos avalados por buenos activos y que están al corriente de pago” -explica Federico Montero, socio director de venta de préstamos de la consultora Cushman & Wakefield. El objetivo de los fondos es conseguir al final una rentabilidad anual de entre el 12% y el 15%.

La venta de hipotecas problemáticas, señala el informe, se ha disparado por la mayor actividad de la Sareb (el llamado banco malo) y de las antiguas cajas nacionalizadas, que han visto en la venta de estos créditos una forma de acelerar su saneamiento. También por el mayor interés de los inversores, que ven agotarse las oportunidades en el Reino Unido e Irlanda, sus mercados preferidos, que concentraron el 66% de las compras el año pasado. “El 80% de las compradores son estadounidenses, que son los más expertos en gestionar este negocio” explica Montero.

Otros inversores, como los fondos latinoamericanos o los asiáticos, prefieren entrar en España comprando directamene los activos que se han adjudicado los bancos. Como ejemplo, recuerda, el fondo GMP, participado por el Gobierno de Singapur, que compró al BBVA la Torre de Castellana 77, en Madrid, por 87 millones de euros, y el inversor chino Wang Jialin, que compó el edificio España de Madrid a Banco de Santander por 265 millones de euros.

“Muchos inversores sudamericanos quieren entrar en el sector inmobiliario español, porque ven la oportunidad de comprar a precios más atractivos que antes. Pero prefieren comprar inmuebles antes que comprar deuda”, explica Montero. Los fondos estadounidenses, en cambio, además de comprar la deuda han adquirido las plataformas inmobiliarias de la gran banca “y están esperando poder comprar también los inmuebles que los bancos pongan a la venta”.

Fuente: La Vanguardia

http://www.lavanguardia.es
Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Destacadas

3i closes second European CLO, Harvest V...

by 3i Group

senior secured loans backing private equity buyouts

La restauración, sector de moda para lo...

by Albia Capital Partners

36.763 millones de euros, son las ventas que alcanzó en 2018 el secto...

Diapositiva de Fotos