El otro día, leyendo una reciente nota de la Comisión Europea aprendíamos que únicamente el 2% de las PYME de la UE establecen filiales en otros Estados Miembros, esto es: 500.000 compañías de un total estimado de 20,7 millones de PYMEs.

Este dato nos sorprendió teniendo en cuenta el peso específico de las PYME en nuestras economías y la fiebre por la internacionalización que han experimentado nuestros clientes (y nosotros mismos) durante la última década. Varios pueden ser los motivos, se nos ocurren como principales: la falta de homogeneidad de la normativa mercantil entre los distintos Estados Miembros, así como los diferentes requisitos administrativos y jurídicos a superar.

Irse de Erasmus no sale gratis y muchos son los costes asociados, ya sean costes directos, tales como el capital social mínimo, los costes de Notario y administrativos, como indirectos: asesoramiento externo ante las diferencias existentes en la forma de organización de las sociedades y sus filiales.

La actual disparidad normativa no es desdeñable. Así, a modo de ejemplo, si deseáramos constituir una filial hoy mismo, podríamos hacerlo de forma gratuita (por 1 euro o menos de capital social) en 16 de los 28 Estados Miembros, mientras que en los restantes Estados Miembros podríamos llegar a tener que desembolsar hasta 12.400 euros en capital inicial. Asimismo, en 16 de los Estados Miembros podríamos constituir nuestra filial de forma on-line, sin necesidad de desplazarnos y comparecer ante fedatario público, con el consecuente ahorro de tiempo y dinero.

El mantenimiento de las actuales diferencias entre Estados Miembros no favorece el establecimiento transfronterizo de filiales y, por ende, limita la posibilidad de expansión de nuestras empresas.

Medidas tales como: (i) la unificación del capital social mínimo; (ii) el establecimiento de un modelo de estatutos sociales europeo; (iii) la generalización de la posibilidad de constituir online, (iv) la unificación de los trámites administrativos y, principalmente; (v) una gradual armonización de la parte sustantiva del derecho mercantil, permitirían reducir los costes asociados al establecimiento de filiales en el extranjero y facilitarían que nuestros empresarios pudieran mandar de Erasmus a sus filiales, estimulando, de este modo, el crecimiento y desarrollo de nuestras empresas.

Por Xavier Costa / Júlia Gual

Xavier Costa, Asociado sénior departamento de Mercantil de Roca Junyent Barcelona y Vice-Presidente de la Comisión de Bancario, Financiero y Mercado de Capitales de la AIJA (Asociación Internacional de Jóvenes Abogados).

Júlia Gual, es colaboradora senior de Mercantil de Roca Junyent Barcelona.

Fuente: Roca Junyent

Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Destacadas

3i closes second European CLO, Harvest V...

by 3i Group

senior secured loans backing private equity buyouts

Más de 50 emprendedores se citan en la ...

by Nuclio Venture Builder

Nuclio ya ha celebrado seis ediciones de su ejercicio de recursos huma...

Diapositiva de Fotos