La agricultura intensiva almeriense, y todo el conglomerado de empresas que se mueven en su entorno, se ha convertido en un potente foco de atracción para los inversores que muestran cada vez su interés en adentrarse en los proyectos de presente y de futuro del sector.

Si los primeros en desembarcar en la agricultura fueron los fondos de inversión, algunos de ellos creados específicamente para el segmento agro, cada vez se hace más patente el interés de sociedades de capital riesgo que buscan obtener una rentabilidad mayor que la que en la actualidad pueden ofrecer los mercados financieros nacionales e internacionales debido a unos tipos de interés que limitan los beneficios de los inversores y han perdido por tanto atractivo para estas sociedades.

Sector olvidado
Lo explicaba recientemente en Almería Gabriel Colominas, analista del primer fondo agrícola español de renta variable, Panda Agricultura & Water Fund, invitado a unas jornadas por Cajamar Caja Rural, al afirmar que ese desembarco es “una megatendencia de inversión a nivel internacional”.

El fundamento de esos movimientos inversores se base en que la demanda de alimentos no solo no decae, sino que va en aumento y se vuelve cada vez más exigente en materias como la calidad o la salubridad de los productos, cuestiones que tienen un profundo significado para los productores y comercializadores almerienses que están basando su penetración en los mercados en esas dos variables”.

Los datos aportados por los analistas indican que cada día nacen en el mundo alrededor de 200.000 personas y las proyecciones de población mundial indican que en poco más de veinte años el planeta habrá ganado un 60 por ciento más de habitantes, con una demanda de alimentos cada vez más importante.

Nivel de renta
Al tiempo que la población crece, también lo está haciendo el nivel de renta en muchos territorios, “y cuanto más renta tiene la población mayores son las exigencias en cuanto al aporte de alimentos sanos, y mayores posibilidades tiene de hacer frente a un coste más elevado de esos alimentos”.

Uno de los defensores de esa línea de pensamiento es el director de innovación Agroalimentaria de Cajamar, Roberto García Torrente, que considera que modelos productivos como el de Almería están entre los pocos que pueden hacer frente con éxito a esos retos de futuro.

Consultoras
La sociedad internacional de consultoría KPMG ha elaborado un informe sobre el sector agroalimentario andaluz e indica que el capital riesgo muestra un interés creciente en este sector en los próximos años. La razón hay que buscarla en tratarse de una actividad que apuesta claramente por la diversificación, la internacionalización y la innovación, todos ellos aspectos importantes para los inversores.

Las consultoras consideran un hecho positivo la llegada del concepto Private Equity a la agroalimentación para un sector que cuenta con un elevado número de operadores de distintos tamaños que se han centrado sobre todo en la producción, pero menos en la gestión de la información del negocio, la distribución o la comercialización.

Panda Fund señala esos factores, junto con segmentos como el del agua o los fertilizantes como focos de atracción de un sector que “ha estado muy olvidado por parte del sector financiero”.

La Voz de Almería / Antonio Fernández
Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Destacadas

Ardian crea el grupo MonBake tras cerrar...

by Ardian

Ardian, uno de los mayores fondos de inversión de Europa, cerró ayer...

Tresmares Capital, respaldada por el San...

by Tresmares Capital

El planteamiento de Tresmares es convertirse en una referencia para la...

Diapositiva de Fotos