Por Rosa Salvador / La Vanguardia

La buena salud no tiene precio, pero los medios para conseguirla sí lo tienen y mucha gente está dispuesta a pagarlo, incluso en medio de dificultades económicas, lo que convierte a la sanidad en un objeto de deseo de los grupos inversores.

Fondos de capital riesgo, o family offices quieren invertir en el sector y muchos de ellos tienen en su punto de mira a Barcelona, una ciudad con una red de clínicas privadas punteras y donde está consolidado el papel de la sanidad privada como complemento de la pública, bien a través de conciertos con Catsalut, bien a través del seguro de salud.

La semana pasada fue un grupo de los Emiratos Árabes, que a través del fondo NMC Health Capital compró Eugin, una clínica especializada en reproducción asistida por 146 millones de euros. Los inversores nacionales tampoco están quietos: Wings 4 Business, un grupo inversor que impulsa la familia Masfurroll, compró hace unos meses la clínica Tres Torres; Mercapital compró la red de centros de radiodiagnóstico de CRC y Vithas, uno de los brazos inversores de la familia Gallardo, propietaria de Almirall, y de La Caixa desembarcó a lo grande en el sector hace dos años, con la compra de la red hospitalaria de Adeslas.

El mayor inversor en la ciudad, sin embargo, es sin duda el fondo CVC, que a través de IDC Salud controla Teknon, Dexeus, Quirón, Sagrat Cor, Clínica del Pilar y el hospital General de Catalunya.

Los inversores saben que la sanidad privada seguirá creciendo: las penurias presupuestarias del sector público llevarán a que un número creciente de servicios queden en manos del sector privado.

Fuente: La Vanguardia

http://www.lavanguardia.es
Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Destacadas

3i closes second European CLO, Harvest V...

by 3i Group

senior secured loans backing private equity buyouts

GRUPO DIR cierra una ronda de 477.420 eu...

by Crowdcube

Clubs DiR, la cadena de fitness líder en Cataluña, ha cerrado una ro...

Diapositiva de Fotos