El fondo de infraestructuras francés Mirova (filial de Natixis) ha llegado a un acuerdo con la constructora Copisa para quedarse con el 80% de la filial de concesiones en la que hay participaciones en autopistas como las de Cedinsa o la línea 9 del metro de Barcelona. La operación se articula en dos fases. En la primera, el fondo tomará el 60% de Copisa Concesiones, que es la sociedad en la que están englobadas todas las participaciones en diferentes concesiones. En una segunda fase se realizará una ampliación de capital que asumirá Mirova íntegramente, de tal manera que pasará a controlar el citado 80% de la sociedad.

No ha trascendido el importe de la operación aunque fuentes consultadas explican que al final de todo el proceso Copisa –propiedad de la familia Cornadóobtendrá unos 100 millones de euros con la desinversión. Además, del 17,6% de Cedinsa y el 15% de la línea 9, en Copisa Concesiones está también el 65% de la prisión de Quatre Camins, el 24% de la Ciutat de la Justícia o parte del Ceal (estaciones de metro en el aeropuerto de Barcelona). La operación está pendiente de su aprobación por parte de las autoridades de la competencia.

Pese a la desinversión y a que Mirova será mayoritario en el capital, el grupo Copisa mantendrá la gestión de la filial de concesiones. Fuentes consultadas explicaron que con la nueva alianza se pretende relanzar la empresa de concesiones y que ésta pueda acudir a nuevos concursos.

Con la salida parcial del negocio de concesiones, Copisa culmina el proceso de refinanciación de la deuda de unos 275 millones que llevó a cabo el año pasado. Buena parte de esa deuda se trasladó a la filial de concesiones ahora vendida. El grupo constructor mantiene una deuda de alrededor de 39 millones.

El fondo Mirova es el líder en el mercado francés de infraestructuras y gestiona unos 2,8 billones de euros. Está centrado en las infraestructuras y en las energías renovables. En España, participa en la concesión de la cárcel Mas d’Enric en Tarragona o los hospitales Son Espases de Palma y Can Misses de Ibiza.

El acuerdo con Mirova culmina un proceso que se inició en el 2017 cuando el grupo realizó una actualización a la baja del valor de sus activos. De esta forma saneó sus estados financieros antes de la operación de venta. Como consecuencia de ese proceso de actualización a la baja de activos obtuvo unas pérdidas en el 2017 de 17 millones frente a los 4,5 millones de beneficios del 2016. Las ventas agregadas fueron de 304 millones de euros. En el 2016, la facturación había sido de 228 millones. La cartera de obras pendiente de ejecución es de unos 600 millones

Por Eduardo Magallón / La Vanguardia

Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Destacadas

3i closes second European CLO, Harvest V...

by 3i Group

senior secured loans backing private equity buyouts

La restauración, sector de moda para lo...

by Albia Capital Partners

36.763 millones de euros, son las ventas que alcanzó en 2018 el secto...

Diapositiva de Fotos