CVC Capital Partners ha empezado a tantear el interés de los grandes fondos internacionales por invertir en una posible salida a Bolsa del grupo papelero español Lecta, firma valorada en algo más de mil millones de euros que cuenta con Torraspapel como principal activo y tiene su sede operativa en Barcelona.

Tras varias intentonas por deshacerse de esta compañía, en la que entró en 1999, la firma británica de capital riesgo considera que la actual bonanza en la Bolsa española y el ciclo económico alcista puede permitirle iniciar el proceso de salida de su capital mediante una colocación en el parqué madrileño.

Rothschild es el asesor estratégico de CVC en el análisis de las opciones de desinversión, mientras que UBS se encarga de los contactos con los inversores. A principios de este año, el banco ofreció el 100% de Lecta a otras firmas de capital riesgo, pero la deuda bruta de este grupo (más de 600 millones de euros a septiembre de 2016), hizo que los interesados hicieran propuestas de precio preliminares más bajas de lo deseado por CVC.

En las últimas semanas, UBS ha pasado a sondear el interés en Lecta de los fondos de la City que invierten en empresas cotizadas europeas, encontrando una mejor acogida. Estos inversores llevan varios meses intentando subir su exposición a la Bolsa española, lo que ha permitido este año el debut en el parqué de Prosegur Cash, Neinor Homes y Gestamp.

Condiciones

En el caso de Lecta, sin embargo, fuentes de los inversores contactados apuntan a que su presencia en esta salida a Bolsa depende de que parte de los recursos en esta operación sean destinados a reducir deuda. Esto permitiría disminuir los costes financieros del grupo y facilitar la obtención de beneficios. En los nueve primeros meses de 2016, Lecta sufrió unas pérdidas de 29 millones de euros, tras incurrir en unos gastos financieros de 72 millones.

Esto implicaría que al menos una parte del salto al parqué se realice mediante una oferta pública de suscripción (OPS), que consiste en la emisión de nuevas acciones. El dinero por estos títulos se quedaría en la empresa y podría servir para repagar deuda. El año pasado, Lecta refinanció su deuda, mediante la emisión de bonos con una rentabilidad superior en más de seis puntos porcentuales al euribor. Lo más probable es que, en paralelo a la colocación de esas nuevas acciones, CVC traspase parte de su participación mediante una oferta pública de venta (OPV) de las acciones que posee actualmente en el grupo.

Lecta prevé presentar esta semana sus resultados del ejercicio de 2016, que podrían arrojar un beneficio bruto operativo (ebitda) de unos 120 millones de euros. Según fuentes de los fondos que siguen la empresa, la potencial colocación se realizaría en junio o julio, cuando Lecta publique las cuentas del primer trimestre. En este periodo podría verse de manera más clara el impacto de las medidas de ahorro de costes tomadas en el último ejercicio.

Si se toma como referencia el ebitda esperado en 2016, la valoración de Lecta podría alcanzar los 1.200 millones de euros, incluida deuda. Al descontar ésta, la valoración del capital actual se situaría en torno a los 600 millones.

La colocación dependerá también de la situación general del mercado durante este trimestre.

Por R. Casado y J. Orihuel / Expansión

Fuente: Expansión

http://www.expansion.com
Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Destacadas

3i closes second European CLO, Harvest V...

by 3i Group

senior secured loans backing private equity buyouts

La restauración, sector de moda para lo...

by Albia Capital Partners

36.763 millones de euros, son las ventas que alcanzó en 2018 el secto...

Diapositiva de Fotos