Por S. Saiz / Expansión

Tras cuatro años sin comprar activos en España, el fondo de capital riesgo estadounidense The Carlyle Group ha cerrado la adquisición de Grupo Palacios, la firma de alimentación que, desde 2009, estaba controlada por ProA Capital.

El fondo español, dirigido por Fernando Ortiz, se encuentra en fase de desinversión y, en los últimos meses, ha cerrado la venta de varias de sus participadas. Sin embargo, la operación del Grupo Palacios tiene especial relevancia para la firma, ya que se trata de la primera inversión que realizó ProA.

La firma de capital riesgo tomó el control de la compañía de alimentación en 2009, junto a otros pequeños inversores, como Talde, Partners Group y el equipo directivo, lo que supuso la salida de la familia Palacios, que creó la empresa en 1983 en La Rioja. Actualmente, el grupo tiene una plantilla formada por cerca de 600 empleados. Las cuentas de 2013, último año disponible en el Registro, recogen una facturación de 156,7 millones de euros, lo que supuso un incremento del 10% respecto al ejercicio anterior.

La primera

Por parte de Carlyle, se trata de la primera incursión del fondo estadounidense en el sector español de la alimentación, además de confirmar la apuesta de la firma de capital riesgo por el mercado nacional, donde no invertía desde 2011, cuando compró el operador de telefonía asturiano Telecable.

Durante los últimos años, la firma dirigida en España por Alex Wagenberg se ha centrado en la desinversión de su cartera existente. Tras la fallida operación de Orizonia, el fondo se apuntó la venta de Arsys a United Internet en 2013 y, el año pasado, selló su operación estrella, con la salida a Bolsa de Applus+, en una transacción valorada en más de 1.200 millones de euros.

Aunque la compra de Palacios es la primera adquisición que cierra en los últimos cuatro años, a diferencia de otros fondos que han deshecho posiciones en el país, Carlyle no se había planteado retirarse de España. El año pasado, por ejemplo, fue uno de los fondos que participó en la puja por hacerse con el control de Deoleo, en la que finalmente se impuso el británico CVC.

En total, Carlyle gestiona alrededor de 203.000 millones de dólares (179.000 millones de euros) en todo el mundo e invierte a través de 270 vehículos diferentes, con los que cubre desde el capital riesgo hasta los activos inmobiliarios. En España, desembarcó hace once años, con la compra de Saprogal, una compañía especializada en nutrición animal que vendió a Mercapital un año después.

Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Destacadas

Ardian crea el grupo MonBake tras cerrar...

by Ardian

Ardian, uno de los mayores fondos de inversión de Europa, cerró ayer...

La firma de servicios aéreos Eliance le...

by BEKA Finance

Eliance, empresa española de servicios aéreos, ha levantado 100 mill...

Diapositiva de Fotos