Por Agustín Marco / El Confidencial

CaixaBank está dispuesto a realizar su mayor inversión industrial desde el estallido de la crisis, periodo en el que el banco con sede en Barcelona se ha dedicado a vender activos para arreglar sus cuentas. Según distintas fuentes financieras, la entidad presidida por Isidro Fainé negocia la compra del 49% del capital de Saba, la primera empresa de aparcamiento de España, cuyo negocio depende en gran medida de los parking cuya propiedad última pertenece al ayuntamiento que ahora regenta Ada Colau.

Fuentes próximas a CaixaBank han confirmado el interés en hacerse con esta participación, que desde mediados de 2011 está en manos de Torreal, el fondo de capital riesgo de Juan Abelló; ProA Capital, otro fondo dirigido por Fernando Ortiz, vinculado a la familia Koplowitz, y el private equity estadounidense KKR, uno de los mayores del mundo. La operación podría ascender a cerca de 500 millones puesto que la valoración total de Saba ronda los 1.000 millones, incluida la deuda.

“En estos momentos, CaixaBank está negociando con KKR determinadas cláusulas incluidas en el contrato inicial que obstaculizarían la operación. Pero el acuerdo con Juan Abelló es total. No habrá problema”, aseguran fuentes próximas a las conversaciones, que están siendo dirigidas por Citi, banco contratado por los vendedores.

Citi había contactado con una serie de fondos soberanos y de infraestructuras para ofrecerles la venta del 49% de Saba, en un proceso muy restringido en el que quedaron excluidos numerosos potenciales compradores nacionales e internacionales. No obstante, la mayoría de los interesados ha chocado con la oposición de CaixaBank, cuyo papel es vital al tener el control del capital. La entidad ya ha transmitido al asesor su intención de quedarse con prácticamente la totalidad del grupo.

“En 2011, cuando Abertis vendió el 78% del capital, La Caixa no estaba para grandes dispendios y, aun así, compró un 25% hasta llegar al 51% actual. Ahora que ha mejorado sustancialmente su solvencia, quiere quedarse con todo”, explican las mismas fuentes. Hace cuatro años, Saba se valoró en hasta 900 millones, incluida la deuda, que ronda los 500 millones.

Crecimiento y tribunales

En este periodo de tiempo, la empresa se ha hecho con la gestión de los 72 aparcamientos con que cuentan las 51 principales estaciones de tren del país, propiedad de Adif, y con la explotación de los catorce aeropuertos durante cinco años, cuyo dueño es Aena. Las dos operaciones sumaron 180,2 millones.

El pasado año, Saba llegó a un acuerdo con el Ayuntamiento de Barcelona para quedarse con los 26 parking más rentables de la ciudad en una transacción valorada en 140 millones. La compraventa, que se realizó mediante la creación de una sociedad participada en un 60% por la empresa y en un 40% por el consistorio gobernado en ese momento por CiU, fue denunciada por los partidos de izquierdas, que han llevado el caso a los tribunales.

Tras la llegada de Ada Colau al ayuntamiento de la Ciudad Condal con el apoyo del PSC, la propuesta de La Caixa, que instrumentalizaría la operación a través de Criteria, toma mayor envergadura porque los socios de la nueva regidora se han opuesto a la concesión de las 12.900 plazas de garaje. En consecuencia, Fainé tendrá que sentarse con la representante de Barcelona en Comú ya que serán socios, al tiempo que rivales, en el juzgado.

Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Destacadas

3i closes second European CLO, Harvest V...

by 3i Group

senior secured loans backing private equity buyouts

Nazca entra en el accionariado del Grupo...

by Nazca Capital

Con sede en Madrid y 2 filiales en Barcelona, Cinelux es el mayor oper...

Diapositiva de Fotos