Más madera para hacer crecer su plataforma de reserva de habitaciones de hotel por horas. La startup española Byhours ha levantado 8 millones de euros de accionistas existentes, entre los que se encuentra la familia Lara (Grupo Planeta), y de dos fondos mexicanos. El objetivo es acelerar el crecimiento en la veintena de países donde hoy venden su solución y poner un pie en Estados Unidos, después de años de una cierta 'travesía en el desierto' como pioneros del sector.

La compañía fue puesta en marcha en el año 2012 por Guillermo Gaspart, hijo del empresario catalán Joan Gaspart (Husa Hoteles), y Christian Rodríguez. La idea: conseguir que los hoteles rentabilizaran las horas que tenían vacías las habitaciones y que algunos de los potenciales inquilinos pudieran disfrutar de unas horas de un hotel. El modelo de negocio es similar al de Booking: cobrar una comisión al hotel de entre el 15% y el 17% sobre el valor total de la transacción generada por su plataforma y del 5% a los clientes por realizar la reserva. Entre estos últimos se encuentran ejecutivos de negocios para preparar una reunión; directivos o familias que necesitan descansar en una escala de avión o antes de un partido de fútbol en una ciudad extranjera.

Los inicios no fueron fáciles. Había que convencer no tanto a los usuarios finales, sino a los dueños de los hoteles. El crecimiento ha sido muy progresivo, sin grandes 'acelerones'. En 2019, su sexto ejercicio completo, han movido en su plataforma 5 millones en transacciones. De esa cantidad, ellos se quedan con un 23% de media, procedentes de las comisiones. El objetivo es duplicar esa cifra hasta superar la barrera de los 10 millones. Y para ello servirá parte de la ronda que acaban de firmar tras meses de negociaciones. Siguen sin ser rentables. En 2018 perdieron casi 1,4 millones, de acuerdo a sus cuentas anuales.

Esta ampliación ha estado negociándose durante más de un año. Y finalmente se ha quedado algo por debajo del objetivo inicial: se esperaban 10 millones y, finalmente, han sido 8. Estos son aportados por dos fondos mexicanos -Dila Capital, accionista de la española Bewe, y Angel Ventures-, socios actuales en España, entre los que se encuentran el vehículo Axon Partners y el alemán Howzat Partners (inversores de Spotahome), Mediaset, Caixa Capital Risc o la familia Lara, y otros nuevos, en los que se enmarca, por ejemplo, el banco Credit Andorra. Esta cantidad se suma a los más de 7 millones de euros que habían levantado hasta la fecha.

El destino de ese dinero se divide, según explica Christian Rodríguez, en tres vías. Por un lado, el crecimiento en mercados actuales (más de una veintena, principalmente en Europa y Latinoamérica), donde se invertirá más en marketing para captar tanto a usuarios como a más hoteles (hoy cuentan con más de 3.000, según sus propias cifras). Por otro, para hacer un test en Estados Unidos, donde aterrizarán en tres ciudades, gestionando todo el negocio desde México. Por último, perfeccionar su plataforma y tratar de venderla a terceros para su comercialización. Ellos se han centrado en un primer momento en ser ellos quienes hicieran toda la venta. Ahora quieren abrirse a cerrar acuerdos comerciales con aerolíneas, los propios hoteles o, en un futuro, a grandes plataformas de reservas, para que utilicen su propia tecnología.

¿Y si Booking hace lo mismo?

Pero, ¿cómo se optimizan las reservas de hoteles? Ellos parten de que, de media, la ocupación de los hoteles donde están presentes ronda el 70%. Si el establecimiento tiene 100 habitaciones, quiere decir que cada día 30 habitaciones están vacías. "Habitaciones que si no se venden hoy, no se podrán vender... No es como el supermercado que al final del día todo lo que no has vendido no tienes por qué tirarlo", explica Gaspart. Insisten en que si el coste variable de vender una habitación con su plataforma ronda los 10-12 euros, se logran ingresos incrementales para activos no utilizados. Su herramienta trata de optimizar las horas y no sólo distribuye habitaciones que estarán vacías toda la jornada, sino también las que tendrán un 'check-in' tarde y puede ser ocupada durante el día por otros inquilinos.

Ese alquiler de habitaciones durante el día es el enfoque en el que se centran todos los competidores que han ido surgiendo en este mercado en los últimos años. Ellos intenta aportar más flexibilidad, ofreciendo la posibilidad de reservar durante 3 y 6 horas. ¿Y qué sucede si el gigante Booking, líder absoluto en reservas de hotel, decide poner en marcha un servicio similar? ¿No hay un riesgo evidente de que acaben borrándolos del mapa? "La estrategia de estas compañías no suele ser de copia; les cuesta mucho poner en marcha algo así por el riesgo de canibalización de su negocio", apunta Rodríguez. Insiste en que lo más lógico es que integren soluciones como la de la startup española, más que llevar a cabo la suya propia. Y es ahí donde quieren pelear.

Jesús Martínez / LAINFORMACIÓN
Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Destacadas

Ardian crea el grupo MonBake tras cerrar...

by Ardian

Ardian, uno de los mayores fondos de inversión de Europa, cerró ayer...

Hispacold se consolida en México con el...

by COFIDES

COFIDES ha proporcionado a Hispacold un préstamo de 1,3 millones de e...

Diapositiva de Fotos