Por Rocío Ruiz / Expansión

Blackstone, Cerberus, Apollo, Intu, el fondo soberano de Singapur o el hombre más rico de China. Éstos son sólo algunos de los ejemplos de los inversores internacionales que han protagonizado operaciones de renombre en el mercado inmobiliario español en los últimos meses. Pero, ¿cuál es el motivo para este boom inversor?

Según un informe de CBRE, España se sitúa como el tercer país de Europa más atractivo para invertir en inmobiliario, solo por detrás de Reino Unido y Alemania. Frente a las fortalezas de los mercados inglés y alemán, España ha seducido a los inversores por la bajada histórica de precios tras años de gran desarrollo y las perspectivas de recuperación de la economía nacional.

«Desde que el capital extranjero entrara en el mercado inmobiliario español en julio del año pasado con la compras de Goldman Sachs y Blackstone, se ha desatado una fiebre inversora que abarca todo tipo de inversores, expertos del sector como fondos internacionales, capital riesgo y family Office, así como otras fuentes de capital que han buscado en socios locales su experiencia para canalizar sus inversiones inmobiliarias», explica Alejandro Campoy, director general de Inversiones de Aguirre Newman.

La llegada de todos ellos ha dejado en los seis primeros meses del año ha dejado 3.226 millones de euros en inversión no residencial (es decir, oficinas, centros y centros logísticos), pero ¿qué es lo que buscan los inversores? En la mayoría de los casos, su objetivo es lograr una importante revalorización de sus activos, por eso no dudan en adquirir inmuebles que requieran trabajo y nuevos desembolsos, eso sí, con un buen descuento en el precio.

Éste es el caso de, por ejemplo, los seis centros comerciales adquiridos por un consorcio formado por Baupost, Green Oak y Lar. Por ellos, pagaron 160 millones, frente a los 115 que pagó otro inversor extranjero, en este caso, Oaktree, por el centro Gran Vía de Vigo.

Otros, con un perfil más conservador, se decantan por inversiones en activos prime con buenos inquilinos, como puede ser la sede de IBM, adquirida por el grupo mexicano Finaccess, o la de Vodafone, adquirida por London & Regional Properties por 117 millones.

A los tradicionales inversores norteamericanos y europeos, en los últimos meses se han sumado los fondos soberanos y de pensiones de China, Corea y Singapur. De enero a junio, estos inversores asiáticos han desembolsado 368 millones de euros, frente a los 50 millones registrados en todo 2013.

El último ejemplo de este furor de inversores asiáticos es la entrada del fondo soberano de Singapur en la inmobiliaria GMP, quien desembolsará más de 200 millones por hacerse con el 30% de la compañía española o el proyecto hotelero y de ocio que Wang Jianlin, el hombre más rico de China con un patrimonio de 11.500 millones de dólares, planea construir en Madrid tras hacerse en junio con el Edificio España.

A nivel corporativo, las mayores inversiones las han concentrado las Socimis. Los millonarios George Soros y John Paulson, así como los fondos Cohen & Steers, Pimco y Goldman Sachs son algunos de los inversores más relevantes que han apostado por las nuevas sociedades inmobiliarias que se han estrenado este año en el parqué español y que ya han realizado compras por más de 1.600 millones de euros.

Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Destacadas

3i closes second European CLO, Harvest V...

by 3i Group

senior secured loans backing private equity buyouts

La restauración, sector de moda para lo...

by Albia Capital Partners

36.763 millones de euros, son las ventas que alcanzó en 2018 el secto...

Diapositiva de Fotos