Por Lalo Agustina / La Vanguardia

Black Toro Capital, fondo especializado en invertir en compañías viables pero con fuertes necesidades de capital y liquidez, ha cerrado su desembarco en Irestal, el grupo de acero inoxidable de la familia Boixareu.

La operación, adelantada por La Vanguardia en marzo, supone la primera apertura del accionariado de la empresa familiar en 70 años, aunque esta se haya diferido en el tiempo. Black Toro se ha quedado con la deuda que arrastraba la empresa, que era de 30 millones, tras lograr una quita del 45% y comprar el resto con un descuento del 75%.

Además, inyectará 10 millones a la compañía para que pueda atender sus necesidades de circulante y acometer algunas inversiones urgentes. Dos balones de oxígeno en uno. Irestal logra así tiempo para que se produzca la anhelada recuperación y asegura su supervivencia. Eso sí, dentro de tres años ­ampliable a cinco­ deberá devolver el dinero invertido por Black Toro con un multiplicador elevado, superior a 1,5 veces lo desembolsado. En caso de no poder hacerlo, los préstamos (tanto el circulante como la deuda a largo) se convertirían en capital, con un porcentaje que dependerá del valor de la empresa en ese momento.

Si la compañía va bien, la familia Boixareu no debería tener problemas para pagar. En caso contrario, se diluirá en el accionariado. La familia Boixareu seguirá al frente de la gestión, aunque Ramón Betolaza y Carlos Tusquets, de Black Toro Capital, entran de inmediato en el consejo de administración, que se abrirá a contar con varios consejeros independientes.

El objetivo de la familia Boixareu es mirar hacia delante y olvidar cuanto antes los últimos años, que han sido muy duros. Las ventas de Irestal han caído un 50% durante la crisis hasta los 130 millones, la plantilla se ha reducido de más de 600 personas a unas 400 y la firma se ha visto obligada a abandonar algunos mercados para centrarse en Europa Occidental y Estados Unidos.

Fuentes de la empresa dijeron ayer que el objetivo es duplicar los ingresos antes del 2020 y volver a los beneficios este mismo año. La de Irestal es la tercera operación de Black Toro Capital, que a finales del año pasado se hizo con el control de la leonesa Antobióticos y hace unos meses salió al rescate de Carbures

Fuente: La Vanguardia

http://www.lavanguardia.es
Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Destacadas

3i closes second European CLO, Harvest V...

by 3i Group

senior secured loans backing private equity buyouts

La restauración, sector de moda para lo...

by Albia Capital Partners

36.763 millones de euros, son las ventas que alcanzó en 2018 el secto...

Diapositiva de Fotos