Por Jorge Zuloaga / Expansión

Tras dos años desinvirtiendo en participadas y créditos fallidos, Bankia cree que ha llegado el momento de traspasar parte de las hipotecas morosas que da por irrecuperables. La entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri ha sacado en los últimos días una cartera de 1.300 millones, de los que algo más de 900 millones son créditos hipotecarios impagados. También BMN ha puesto a la venta un paquete de créditos parecido, de 160 millones, y de los que 52 millones son hipotecas.

Los inversores han recibido con expectación estas operaciones, ya que desde que Catalunya Banc traspasara el pasado verano 6.500 millones en hipotecas problemáticas a Blackstone, ninguna entidad se había decidido a seguir su ejemplo.

Tras el paso dado por Bankia y BMN, se espera que en los próximos meses un gran número de entidades se sume a esta tendencia y pongan en venta parte de sus hipotecas problemáticas.

Cambio de rumbo

La banca había sido hasta ahora reacia a vender hipotecas a los fondos oportunistas por el riesgo reputacional. Para evitarlo, Bankia y BMN han decidido excluir hipotecas a viviendas protegidas y sociales. Además, desde el sector financiero explican que los fondos extranjeros pueden dar más alternativas a los morosos que los bancos, ya que al comprar los créditos con descuentos pueden ofrecer quitas. Estos inversores, al igual que los bancos, deben acogerse al Código de Buenas Prácticas promovido por Economía en 2012.

La venta iniciada por Bankia se enmarca dentro del Proyecto Wind, en el que le asesora KPMG. En total son 1.300 millones en créditos que no están al corriente de pago divididos en tres subcarteras: la hipotecaria; otra de créditos a pymes y promotores, respaldada por inmuebles, valorada en 180 millones de euros; y una de créditos sin respaldo inmobiliario, valorada en 210 millones.

La parte hipotecaria está compuesta por 4.300 créditos, cuya importe medio es de 214.000 euros. La mayor parte de las hipotecas están concedidas para la compra de inmuebles en Cataluña (32%), Madrid (25%) y la Comunidad Valenciana (18%). De los 4.300 créditos impagados, un 83% está judicializado.

Este tipo de operaciones permiten al banco sacar de su balance activos improductivos, liberar provisiones y poder dedicar los recursos a nueva actividad más rentable.

Los fondos extranjeros van a seguir de cerca esta operación, sobre todo los que han comprado una plataforma inmobiliaria en los últimos años: Cerberus (Haya Real Estate), Apollo (Altamira), Centerbridge (Aktua), TPG (Servihabitat), Blackstone (Catalunya Caixa Inmobiliaria) y Värde Partners y Kennedy Wilson (Aliseda). Tras la compra de las gestoras inmobiliarias en 2013, estos inversores tienen como objetivo nutrirlas de activos propios, con los que rentabilizar la operación.

Junto a esta operación, Bankia tiene otras dos en marcha: de venta de créditos hoteleros –Proyecto Castle–, por la que ya ha recibido ofertas no vinculantes por entre 200 millones y 300 millones; y de créditos sindicados y bilaterales por valor de 500 millones –Proyecto Commander–, en la que le asesora Deloitte.

A menor escala

Por su parte, BMN ha lanzado al mercado una cartera similar al Proyecto Windde Bankia, aunque por valor de 160 millones, de los que un tercio son hipotecas impagadas. Se trata del Proyecto Pampa, cuya venta se ha encargado al equipo de N+1. Prácticamente las 300 hipotecas incluidas en la cartera están respaldadas por inmuebles en Cataluña.

BMN espera tener cerrada la venta a finales de mayo. En el caso de Bankia se espera que el proceso de traspaso se pueda extender hasta mitad de año.

Fuente: Expansión

http://www.expansion.com
Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Destacadas

3i closes second European CLO, Harvest V...

by 3i Group

senior secured loans backing private equity buyouts

La restauración, sector de moda para lo...

by Albia Capital Partners

36.763 millones de euros, son las ventas que alcanzó en 2018 el secto...

Diapositiva de Fotos