Todo está dispuesto para la venta de Tinsa, la mayor tasadora inmobiliaria de España, controlada desde 2010 por Advent International. Después de que el fondo de capital riesgo eligiera hace unos meses al banco de inversión Rothschild, como asesor del proceso, y una vez acabados los preparativos, está previsto que esta semana se dé inicio oficial al traspaso con la distribución del cuaderno de venta, explican fuentes del mercado. Advent ha descartado hacer comentarios.

En los meses que han servido de antesala, fase habitual de tanteo, han trasladado el interés por analizar la compra tanto inversores financieros (entidades de private equity) como industriales. Dentro de este último grupo, se encuentran empresas del mismo sector y otras que verían en la adquisición de una tasadora inmobiliaria una vía de negocio adicional o complementaria, aseguran las fuentes.

La valoración de la empresa se situará en una horquilla de entre 300 y 350 millones de euros, según las estimaciones del mercado, cantidad que significa unas diez veces el ebitda anticipado por Tinsa para este año. Aún se desconocen los resultados obtenidos a cierre de 2015, pero las expectativas de la compañía pasaban por aumentar las ventas un 12%, hasta 86 millones, y por alcanzar un ebitda de 20 millones y de alrededor de 30 millones en 2016.

Estas perspectivas de evolución recogen el efecto de la incipiente recuperación que vive el sector inmobiliario español, después de un duro periodo de inactividad como consecuencia del pinchazo de la burbuja y de la crisis financiera y económica. De hecho, la resurrección del ladrillo habría sido uno de los incentivos de Advent para arrancar el trámite de salida de la tasadora, operación que, si no hay sobresaltos, materializará dentro del primer semestre, indican las fuentes.

Momento

La coyuntura era otra cuando el fondo que dirige en España Carlos Santana, consejero delegado, entró en Tinsa. Entonces, el inmobiliario español agonizaba. Advent adquirió una participación del 94,5% en la tasadora en noviembre de 2010, por un importe que rondó los 100 millones y relevando a 35 cajas de ahorros que se repartían el accionariado.

Con la venta de Tinsa, la cartera de participadas españolas de Advent quedará reducida a un solo activo: el fabricante de explosivos civiles Maxam, donde tomó en 2011 una posición cercana al 50% del capital. Con todo, la gestora no está planeando abandonar el país. De hecho, sigue peinando el terreno en busca de nuevas compras y ha intervenido en algunos de los traspasos orquestados en la industria del capital riesgo recientemente, como la puja por Parques Reunidos, donde presentó una oferta inicial que no satisfizo las pretensiones del fondo propietario, Arle Capital Partners.

Por Mamen Ponce de León / Expansión

Fuente: Expansión

http://www.expansion.com
Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Destacadas

3i closes second European CLO, Harvest V...

by 3i Group

senior secured loans backing private equity buyouts

La restauración, sector de moda para lo...

by Albia Capital Partners

36.763 millones de euros, son las ventas que alcanzó en 2018 el secto...

Diapositiva de Fotos