Desde el Puerto de Huelva y con un producto basado en realidad aumentada para prácticas de soldadura, la joven Seabery ha demostrado a todo el mundo que esta embrionaria tecnología tiene mercado. Y es rentable.

En su sexto año de vida como empresa y el tercero con actividad comercial, la tecnológica fundada por Basilio Marquínez y Alejandro Villarán, facturará 3,5 millones de euros, frente a los 1,5 millones de 2014 y obtendrá unos beneficios de aproximadamente el 20%. Se da por superada así la fase más crítica de una start up, que es soportar económicamente el desarrollo de I+D y monetizar la idea de negocio.

Los planes de sus fundadores, a los que se ha sumado un tercer socio que reside en Estados Unidos, pasan por replicar en otros sectores industriales el éxito de su producto Soldamatic, un simulador de soldadura único en el mundo que hasta ahora fabrican en sus propias instalaciones onubenses, tanto la parte de hardware como de software, y del que han vendido un millar de unidades.

“Hemos ido evolucionando hacia una plataforma de formación profesional, es decir, con todo lo que tenga que ver con destrezas manuales”, señalan. Así, alcanzado el break even y con el proyecto de abordar otras actividades industriales y la medicina han realizado una primera ampliación de capital por algo más de un millón de euros, que han suscrito la Junta de Andalucía a través de Soprea con un préstamo participativo de 700.000 euros, y los propios accionistas actuales, aportando 350.000 euros.

“Hemos decidido esperar al próximo año para dar entrada al capital riesgo, porque creemos que podemos seguir inyectándole valor a la compañía durante este tiempo”, señala Basilio Marquínez, director de la firma. Así, antes del verano de 2016 contemplan organizar la primera fonda de financiación Serie A (cuando el capital se abre por primera vez a socios externos privados), en la que calculan que necesitarán unos cinco millones de euros. Alejandro Villarán, consejero delegado de Seabery, explica que no sabe aún si se hará en España o Estados Unidos. Asimismo, reconoce que el MAB es también una opción que estudiarán. Han encargado a Garrigues un informe para implantar una estructura corporativa acorde al periodo de crecimiento que se le abre.

Red internacional

Al otro lado del Atlántico ya tienen una filial y están estudiando constituir otra específica para la comercialización del futuro simulador enfocado al sector de la salud. También barajan implantarse en Alemania.

En 2016 los ingresos seguirán proveniendo del simulador de soldadura con realidad aumentada “y de alguna verticalización en el sector de la automoción”, precisa Marquínez, pues están estableciendo acuerdos con grandes compañías, como Volkswagen o Ford.

Según el plan estratégico, en 2017 alcanzarán los 18 millones de euros. “Sólo con el simulador de soldadura podemos seguir duplicando los ingresos cada año hasta 2020”, precisa Villarán.

Por Lidia Velasco / Expansión

Subscribe to Directory
Write an Article

Highlight

3i closes second European CLO, Harvest V...

by 3i Group

3i Group plc (“3i” or “3i Group”), an international investor, ...

Grupo Eurotex Consolidates its Presence ...

by COFIDES

To this end, COFIDES will provide a joint investment loan of 200,000 e...

Photos Stream