Por Mamen Ponce de León / Expansión

Los fondos secundarios de capital riesgo han encontrado en la adversidad económica un aliado perfecto. La crisis financiera ha abonado un periodo de hiperactividad sin precedentes para estos vehículos orientados a la adquisición de posiciones en fondos primarios de private equity o de carteras de empresas participadas en bloque. Ahora, ocho años después de que empezara la debacle, la gestora Coller Capital ha podido constatar hasta dónde alcanza la agresividad compradora de estos instrumentos.

Ocho de cada diez aportantes de recursos en fondos iniciales de capital riesgo de todas las geografías han sido contactados por secondaries con propuestas de reestructuración desde el inicio de la crisis, según el reciente barómetro lanzado por Coller Capital (Barómetro de Private Equity Global, verano 2015). Eso significa que sólo un 20% de los inversores ha escapado al tanteo de estos vehículos.

Pero hay más. Estos recompradores de participaciones han hecho bandera de la insistencia: un quinto de los proveedores del private equity convencional ha recibido más de cinco proposiciones.

Tanta profusión de ofertas no deja de ser una evidencia de la máxima rivalidad que existe entre los operadores del mercado secundario de capital riesgo, presionados por materializar transacciones después de haber atraído un nivel de recursos nunca visto. Los registros globales dan fe del récord de recaudación de los secondaries, con nuevos y más potentes vehículos.

En 2014, esta industria captó un total de 29.000 millones de dólares (alrededor de 26.500 millones de euros) en el mejor año de su historia, según el servicio de estadísticas Preqin. Y en 2015, las previsiones de los expertos apuntan a que esa cantidad será superada. Sólo Lexington Partners cerró en el segundo trimestre del año el fondo más grande en toda la trayectoria del sector, con 10.100 millones de dólares (unos 9.200 millones de euros).

Los datos también revelan un extraordinario aumento de las operaciones y recogen el alza de los retornos cosechados. En verdad, todo está integrado en una especie de círculo virtuoso. Las dificultades financieras sobrevenidas con la crisis dañaron la capacidad de muchos inversores para responder a las entregas de capital comprometidas con fondos primarios. Otros se vieron abocados a vender todos los activos que no fueran clave.

Es el caso de los bancos que, acuciados tanto por la situación económica y después por la regulación, se lanzaron a desinvertir. En esa coyuntura y dado que traspasar este tipo de posiciones no resulta fácil, los secondaries encontraron una oportunidad sin igual para hacer adquisiciones con grandes descuentos, que rondaban el 40%.

Este viento de cola ayudó asimismo a disparar la rentabilidad obtenida por estos instrumentos. Y eso sirvió, a la vez, como reclamo para despertar la atención de más inversores, cada vez más dispuestos a incluirlos en las estrategias de asignación de recursos sobre la base de esa buena evolución del rendimiento. Y así es como la industria de los fondos recompradores del capital riesgo se adentró en una etapa de bonanza que todavía dura.

Perspectivas

Los recursos disponibles por estos vehículos para realizar nuevas inversiones rondan los 45.000 millones de dólares (41.000 millones de euros), según los cálculos de Cogent Partners, otra gestora de referencia en esta vertiente del capital riesgo. Con ese nivel de munición, es previsible que los fondos de esta industria continúen presionados para poner el dinero a trabajar concretando adquisiciones, algo que reforzará el volumen de transacciones, que el año pasado ascendió a 42.000 millones de dólares (38.500 millones de euros). Más difícil es saber cómo afectará la competencia a los precios y, por tanto, al retorno.

Nadie duda, no obstante, que el sector seguirá contando con el respaldo de los inversores. Según las previsiones de Coller Capital, esta industria permanecerá muy activa. Un 51% de los inversores consultados en el barómetro de la entidad planea ganar exposición en el mercado secundario en los próximos dos años y un 38% aspira a vender activos en él. La prolongación del boom parece asegurada.

Subscribe to Directory
Write an Article

Highlight

3i closes second European CLO, Harvest V...

by 3i Group

3i Group plc (“3i” or “3i Group”), an international investor, ...

Grupo Eurotex Consolidates its Presence ...

by COFIDES

To this end, COFIDES will provide a joint investment loan of 200,000 e...

Photos Stream