El private equity enfoca a la pyme española con una intensidad renovada. En poco tiempo se han lanzado diversos fondos que tratan de aprovechar un hueco de mercado abierto alrededor de empresas que precisan recursos para crecer pero que aún no están preparadas para recibir inversiones apalancadas como las que materializan los pesos pesados del sector. Investindustrial ha sido la última en anunciar el cierre de un nuevo vehículo con esta orientación de growth. Pero no es la única que se sube a la corriente: Sherpa o Axon, procedentes de otras áreas, también han apostado por esta estrategia.

El éxito de recaudación ha llevado a algunas de las principales gestoras españolas de capital riesgo, como Portobello, a constituir fondos con más recursos, que han desplazado su atención hacia compañías de mayor tamaño que las que estaban en su radar hasta ahora. Además, los gigantes internacionales solo se dirigen a las grandes operaciones, donde tienen encaje los importes mínimos de inversión de sus megavehículos.

Esto ha acentuado las oportunidades de inversión en pymes que se sitúan en la horquilla inferior del mercado y que buscan apoyo financiero para impulsar sus planes de expansión aunque todavía no tienen ni dimensiones ni perfil apropiados para protagonizar transacciones de buy out o apalancadas. No es que no haya entidades de private equity en este nicho. Espiga o Diana Capital, por ejemplo, operan desde hace años en este segmento. Es que en este punto de la industria hay miles de empresas, y muchas más que antes, dispuestas a recibir el respaldo de un fondo.

Esta condición no ha pasado desapercibida para algunas firmas de capital riesgo, tanto locales como foráneas, que en los últimos meses han lanzado un área de actividad para adentrarse en este apartado. Su incursión es, en la mayoría de los casos, una reinterpretación del growth más ortodoxo, que se ciñe a la toma de posiciones minoritarias en las compañías. En contraste con ese rasgo, ellos priorizan la adquisición de mayorías.

Investindustrial es el exponente más reciente. La gestora de private equity de la familia Bonomi anunciaba este lunes que ha cerrado su fondo con este enfoque, después de recaudar en solo tres meses el máximo previsto, 375 millones de euros. Esta iniciativa convivirá con la categoría reina de buy out, donde la entidad cuenta con un instrumento de 2.000 millones levantado en 2016.

Tendencia global

Investindustrial confía en que España sea uno de los principales caladeros de transacciones del nuevo vehículo para apoyar el crecimiento de pymes europeas. Prueba de ello es que ha redoblado su presencia en el país, con la apertura de una nueva oficina en Madrid (que se añade a la de Barcelona), desde donde un equipo específico encabezado por José Antonio Marco-Izquierdo, exMckinsey y exMagnum, se encargará de peinar el terreno a la caza de oportunidades. Con este fondo, la firma tratará de tomar mayorías en empresas por un importe de entre 10 millones y 50 millones.

En un rango parecido, de 10 a 20 millones, se encuentra el objetivo de inversión del nuevo proyecto de Sherpa Capital. La gestora española dirigida por Eduardo Navarro y Alfredo Bru y experta en reorientación y situaciones complejas (turnaround, según el argot del sector) comunicaba a principios de mayo el cierre de un fondo de 150 millones con el que dará el salto a la estrategia de growth, en la que está convencida de sus posibilidades.

Y también en esta categoría pero con una previsión de recaudación algo menor, 100 millones, se posiciona el último proyecto de Axon Partners Group, bautizado como Premium Brands Fund. La firma, volcada hasta ahora en el apoyo a start ups a través de sus diversos fondos de venture capital, ha concebido un vehículo de growth con el que persigue sacar partido a su conocimiento y experiencia dentro de la industria tecnológica pero respaldando compañías consolidadas. Ese será su ángulo diferenciador en un mercado que seguirá atrayendo fondos, según los expertos del sector.

El auge del growth no solo se impone en España. Según los datos recabados por el servicio de estadísticas global Preqin, cada vez más partícipes del private equity están interesados en inyectar recursos en instrumentos con este enfoque. En concreto, el 49% frente al 43% de hace un año. Es, de hecho, la estrategia de capital riesgo que ha ganado más adeptos en los últimos meses, en parte porque se la considera a salvo del peor efecto del alza de precios que vive el sector (por la incidencia de transacciones propietarias o negociadas de tú a tú). Como es habitual, el apetito de los inversores acaba arrastrando a las gestoras, por lo que solo cabe esperar la llegada de nuevos actores.

Por Mamen Ponce de León / Expansión

Subscribe to Directory
Write an Article

Highlight

3i closes second European CLO, Harvest V...

by 3i Group

3i Group plc (“3i” or “3i Group”), an international investor, ...

Clave Mayor y Fernando Fernández Garcé...

by Clave Mayor

La sociedad de capital riesgo Clave Mayor Corp. Industrial SCR Pyme SA...

Photos Stream