Desde el edificio Nexus II, en la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), se gestionan anualmente unos diez millones de euros para desarrollar proyectos innovadores, crear empresas y promover la educación en toda Europa en aspectos relacionados con las energías eólica, solar fotovoltaica y oceánica (mareas y olas). También se apoyan programas para emprendedores en baterías, movilidad, redes eléctricas, gas y economía circular, sobre todo para abrir mercado, proteger la tecnología desarrollada, buscar financiación y crear equipos multidisciplinares (combinar personal técnico, financiero y de márketing, por ejemplo).

De ello se encargan las oficinas en Barcelona de InnoEnergy, una compañía europea con sede en Holanda, que mueve, en conjunto, una inversión de unos 90 millones anuales. De sus 27 socios, cuatro son españoles: Gas Natural, Esade, la propia UPC y el Institut de Recerca en Energia de Catalunya (Irec).

En 2011, Bruselas eligió el consorcio de InnoEnergy como una de las herramientas comunitarias para impulsar la transferencia de conocimiento de la universidad a la empresa en diferentes áreas. Su financiación procede, básicamente de fondos comunitarios según un programa marco de 7 años, sujeto a un plan de negocio.

Desde la capital catalana, InnoEnergy presta apoyo a 40 start up(eran 35 en 2016 y 7 en 2011) y participa en el capital de 23 de esas firmas, con diferentes porcentajes.

Valor de las participadas

El consejero delegado de InnoEnergy Iberia, Mikel Lasa, asegura que el valor de mercado de la cartera supera “los 50 millones, aun siendo una cifra conservadora”. “En 2018 prevemos obtener 2 millones en ingresos por retorno de la inversión y cuotas de servicios para los socios; esperamos un crecimiento relevante en los próximos años”, apunta Lasa en relación a las desinversiones en proyectos, a medida que éstos crezcan.

A escala europea, InnoEnergy tiene la intención de captar unos cien millones de euros en financiación privada, con fondos interesados en sostenibilidad y responsables socialmente. La empresa quiere ampliar el abanico de fuentes de financiación y la entrada de nuevo capital privado le obligará a ser rentable para distribuir dividendo.

En los siete primeros años del programa, la tasa de supervivencia de las start up se ha situado en el 95% y el tiempo medio transcurrido hasta que han comenzado a comercializar sus productos ha sido de 16 meses. Las inversiones han ido creciendo desde 2011 y los proyectos españoles y portugueses –hayan sido coordinados desde Barcelona o desde otra oficina– han recibido, hasta 2017, una inyección de 45 millones de euros, el 15% del total comunitario.

Por Artur Zanón / Expansión

Fuente: Expansión

Subscribe to Directory
Write an Article

Highlight

3i closes second European CLO, Harvest V...

by 3i Group

3i Group plc (“3i” or “3i Group”), an international investor, ...

Ona Therapeutics cierra una ronda de 1,5...

by Asabys Partners

Ona Therapeutics ha anunciado el cierre de una ronda de financiación ...

Photos Stream