Hace unas semanas tuve la oportunidad de participar en Londres en un evento sobre el sector tecnológico en España y Madrid como hub tecnológico de inversión. Los diferentes ponentes fueron analizando las ventajas competitivas de España en general y Madrid en particular. Más allá de las ventajas competitivas que tiene Madrid como centro de comunicaciones, trabajadores altamente cualificados o el vínculo con Latinoamérica, lo que realmente ha cambiado en España y creo que lo más importante, es el cambio de percepción con respecto a los emprendedores.

Aunque todavía la mayoría de los jóvenes españoles quieren ser funcionarios con un salario fijo y seguridad, sí que existe un cambio de perspectiva de toda la sociedad hacia el emprendimiento y muy en especial, si es a través de internet. Este cambio de percepción se traduce en portadas en los periódicos para esta nueva generación de emprendedores y secciones fijas en los medios de comunicación para dar a conocer / ayudar a los nuevas empresas creadas. De hecho este creciente interés tiene su reflejo en el número e importe de las inversiones que se están desarrollando en nuestro país en los últimos años.

Como ejemplo, durante 2014 se invirtieron 284 millones de euros en nuevas startups en España, comparado con 209 millones en 2013. Cierto es que todavía nuestro ecosistema de inversión en compañías startup es todavía pequeño en comparación con otros países, pero en los últimos años está incrementándose. Esta circunstancia que podría considerarse como una parte negativa, tiene su lado positivo, y es que existen una gran cantidad de oportunidades para poder invertir en nuevos proyectos.

De esta manera han nacido de la iniciativa privada una gran cantidad de incubadoras, programas de mentores, clubes de inversión, bussines angel, venture capitals,…la mayoría de ellos nuevos conceptos que ya hemos incorporado a nuestro vocabulario económico. También por parte de la administración se está fomentando esta actividad con préstamos subvencionados o con períodos de carencia para actividades de inversión y desarrollo, así como sociedades de capital riesgo para poder invertir directamente en sociedades, a través de programas de inversión.

Recientemente, me estaba comentando uno de estos emprendedores cómo, de alguna manera, está deshaciendo el camino andado. Hace unos años después de crear y desarrollar la compañía en España, tuvo que ubicarse en Londres para poder encontrar financiación para poder hacer crecer su negocio. Tras unos años allí y en continuo crecimiento, está de alguna manera volviendo a los orígenes. Dado el gran nivel de nuestros ingenieros y programadores y, desgraciadamente, por el efecto de la crisis, los salarios tan competitivos de los españoles, está startup está subcontratando parte del desarrollo de sus aplicaciones en España. El coste en algunos casos puede llegar a ser la mitad que en otros países.

Durante los próximos años veremos como se desarrollaran nuevas compañías en dos ámbitos. Por un lado, las llamadas “Fintech” (Financial Technology), estas compañías tecnológicas ofrecen servicios financieros al margen de las grandes compañías tradicionales. El tradicional negocio bancario y financiero, controlado en España por grandes corporaciones, verá el nacimiento de nuevos competidores ofreciendo los mismos servicios con unas comisiones muy reducidas y una alta comodidad e inmediatez. Los grandes bancos se han dado cuenta que su negocio puede verse impactado por estas compañías y han optado, o bien por invertir en tecnologías propias para poder competir a nivel tecnológico, o directamente tirando de talonario y comprando aquellas empresas que empiezan a despuntar o pueden ser complementarias con su negocio tradicional.

Otro de los campos donde veremos crecimiento serán las compañías ligadas al llamado internet de las cosas. En el futuro encontraremos sensores diminutos o pequeños ordenadores que conectarán nuestros dispositivos a internet. Los aparatos que usamos habitualmente, desde la tostadora a nuestro coche, estarán conectados a internet e incluso las medicinas que ingerimos mandarán datos “on line”. Este campo es amplísimo y de grandes posibilidades, desde las compañías desarrolladoras de software (algunas de las grandes compañías tecnológicas ya han tomado posiciones viendo el futuro negocio) hasta las propias compañías desarrolladoras de los dispositivos o la infraestructura de comunicación.

Justo López

Subscribe to Directory
Write an Article

Highlight

3i closes second European CLO, Harvest V...

by 3i Group

3i Group plc (“3i” or “3i Group”), an international investor, ...

Conector abre tres nuevas convocatorias ...

by Conector Startup Accelerator

Conector Startup Accelerator, la aceleradora de startups especializada...

Photos Stream