Después de un lustro de alzas continuadas, la industria internacional del capital riesgo ya había olvidado cómo era acabar un año sin batir la recaudación del año anterior. Pero 2015 ha devuelto al sector a esa tesitura. Por primera vez desde 2010, los fondos cerrados en el ejercicio no han podido superar la captación total de recursos registrada en 2014. El private equity empieza, por tanto, a levantar el pie del acelerador del fundraising.

Hasta 687 vehículos de capital riesgo alcanzaron el cierre final el año pasado, y entre todos recabaron 287.000 millones de dólares (unos 264.000 millones de euros) para hacer inversiones en empresas con diferentes enfoques. Así queda constatado por los datos provisionales del servicio de estadísticas Preqin. Dentro de este grupo aparecen recogidos tanto los fondos más convencionales de buy outs (adquisiciones), como los que abordan otro tipo de compras más específicas en compañías que precisan un cambio de orientación (turnaround) o en start ups (venture capital) o también los fondos de fondos y los fondos secundarios.

Ese importe que recaudó el capital riesgo global en 2015 resulta un 15,4% inferior a la cantidad de compromisos que levantaron los fondos de la cosecha de 2014, que consiguieron atraer 339.300 millones de dólares (alrededor de 312.000 millones de euros). E incluso queda por debajo de la colecta del sector en 2013, cuando se captaron 310.900 millones de dólares (unos 286.000 millones de euros), siempre según Preqin.

Pese a que estos valores hacen patente la ralentización del fundraising que muchos ya anticipaban, los expertos no ven motivo de alerta en el cambio de tendencia. Las fuentes consultadas quitan hierro al declive y aseguran que, lejos de significar que los inversores han perdido el interés en este tipo de activos, el descenso solo es una consecuencia lógica en el ciclo de vida del private equity.

Esto es, después de un periodo de recaudación boyante en el que las gestoras más relevantes de los cinco continentes se han abastecido de abundante munición, cada vez existe menos recorrido para elevar las cifras del fundraising y son las inversiones las que deben cobrar protagonismo.

Un indicio de que la industria continúa despertando el apetito de los proveedores de fondos es el plazo que las gestoras tardan en materializar sus objetivos de captación. En 2015, necesitaron un promedio de 15,7 meses para completar ese proceso y llegar al cierre final, indica Preqin. Este lapso es idéntico al registrado en 2014 y mucho más corto que el de 2013, cuando se requería una media de 19 meses.

Norteamérica, a la cabeza

Respecto a la distribución geográfica de la recaudación, el año recién terminado apenas deja novedades. Norteamérica sigue ocupando una posición de superioridad y no parece que haya rival que amenace su hegemonía. De hecho, son los vehículos de esa región (con independencia del destino de sus adquisiciones) los que acaparan más de la mitad de todos los recursos captados: 168.000 millones de dólares. A una distancia considerable, se sitúan los de Europa (70.000 millones de dólares), Asia (37.000 millones de dólares) y el resto del mundo (12.000 millones de dólares).

Los tres vehículos más potentes cerrados en 2015 son asimismo estadounidenses y se han concebido para buscar y concretar oportunidades de inversión también en este país. Se trata de Blackstone Capital Partners VII (dotado con 18.000 millones de dólares), Warburg Pincus Private Equity XII (12.000 millones de dólares) y Lexington Capital Partners VIII (10.100 millones de dólares).

Por Mamen Ponce de León / Expansión

Subscribe to Directory
Write an Article

Highlight

3i closes second European CLO, Harvest V...

by 3i Group

3i Group plc (“3i” or “3i Group”), an international investor, ...

Más de 50 emprendedores se citan en la ...

by Nuclio Venture Builder

Nuclio ya ha celebrado seis ediciones de su ejercicio de recursos huma...

Photos Stream