Alantra (la antigua N+1) estudia la venta en bloque de sus participadas, en una operación valorada en torno a los 100 millones de euros, según fuentes financieras. El proceso se encuentra todavía en una fase muy inicial, pero se trata de una de las mejores alternativas para dar retornos a los inversores (los denominados limited partners) de los dos primeros vehículos de la firma.

De materializarse esta operación, la compañía presidida por Santiago Eguidazu venderá seis de sus nueve participadas a un tercero, aunque se quedará con la gestión de estas compañías y, tal y como suele ser habitual en este tipo de transacción, obtendrá capital nuevo de cara a poder impulsar el crecimiento de estas participadas. Así, se podrán liquidar los dos vehículos anteriores, que ya llevan años activos en el mercado.

Fuera de esta operación quedarían las dos adquisiciones realizadas a través de su último vehículo de inversión, que cerraron a principios del pasado año con compromisos por valor de 450 millones de euros, lo que le permitió convertirse en una de las gestoras con más capital del denominado mid-market español. En los últimos meses, Alantra ha cerrado la compra de las portuguesas MD Moldes y Roq -esta última junto al fondo Magnum-. Además, en el último año, la firma ha desinvertido de tres participadas: Rubaiyat, Probos y Panasa.

Estas operaciones del mercado secundario no suelen ser muy habituales en el mercado español, aunque sí son muy frecuentes a nivel internacional. De hecho, hay numerosas gestoras especializadas en este tipo de transacciones como Pantheon, Collers, Arcano o Harbour Vest. Esta última protagonizó hace tres años una operación muy sonada en el mercado español: la compra en bloque de las participadas de Portobello Capital, otra de las grandes gestoras españolas.

Estas gestoras montan diferentes vehículos -incluso, en ocasiones, crean vehículos para determinadas transacciones como ocurrió con el de Portobello- con el objetivo de adquirir posiciones y compromisos en fondos primarios de capital riesgo que quieren deshacer su inversión. De esta forma, los LP pueden liquidar su inversión y obtener retornos. En ocasiones el comprador puede ser uno de los LP ya existentes en los vehículos anteriores, que ya conocen la cartera y tienen interés en prorrogar su inversión.

Por Araceli Muñoz / Rubén Esteller / El Economista

Subscribe to Directory
Write an Article

Highlight

3i closes second European CLO, Harvest V...

by 3i Group

3i Group plc (“3i” or “3i Group”), an international investor, ...

COFIDES y las instituciones financieras ...

by COFIDES

COFIDES ha participado en la reunión anual de la Asociación de Insti...

Photos Stream